mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Businesswoman daydreaming at desk 
mujer pensar profesional mujeres pensando ejecutiva adulto 35-39 aÒos una persona mujer medianamente adulta adulto de edad media una mujer adulta sola solo mujeres solo adultos solo medianamente adultos caucasico cansancio lasitud ensueÒo trabajo papelucho documento material de oficina agenda pluma telefono ordenador portatil escritorio telefono inalambrico oficina interior dia argentina buenos aires sentada trabajar distraida mirar para otro lado tomarse la cabeza uno picado cabeza y hombros vista elevada imagen a color cafe tijeras taza de cafe mujer de negocios adultos documentos oficinas materiales de oficina agendas plumas telefonos ensueÒos trabajando ejecutivas despacho empresaria dirigente mujeres de negocios empresarias tijera egecutivas ejecutibas

Culos sentados, grasas en expansión

¿Somos lo que comemos? Ahora sabemos que también somos lo que nos sentamos. Resulta que la presión que sufren las nalgas cuando estamos sentadas estimula el desarrollo de  depósitos de grasa en el trasero. Dicho de otra forma: cuando nos sentamos, ayudamos a que las células adiposas de las nalgas “conspiren” contra nosotras para hacer que el trasero siga aumentando de tamaño. 

Lo explican expertos de la Universidad de Tel Aviv en un estudio publicado en la  revista Biophysical Journal. “Al revés que el músculo y el hueso, que se debilitan cuando los infrautilizamos -es decir, cuando nos movemos poco-, los depósitos de grasa se expanden peligrosamente cuando los sometemos a presión”, explican los investigadores. “Es un descubrimiento relevante, porque  en esta era del automóvil, el ordenador y el sofá, la gente se pasa cada vez más tiempo sentada, aumentando así el riesgo de problemas musculares y óseos y, por supuesto, disparando el riesgo de obesidad y problemas cardiovasculares”, añaden los expertos israelíes, que han utilizado tecnología muy avanzada –entre otros, un microscopio de fuerza atómica– para analizar la cuestión.

Medidas mucho más sencillas pueden ayudarte a reducir esa  la presión “obesogénica” y, de paso, mejorar tu salud general:

·     Levántate de la silla o el sofá cuando hables por teléfono.

·     Si te resulta posible, cambia la mesa normal de trabajo por una mesa alta que te permita trabajar de pie (existen varios modelos en el mercado). 

·     Propón reuniones y charlas de trabajo caminando en vez de en despachos o salas de reuniones.

·     Pedalea sobre una bicicleta estática mientras ves la tele.

·     Levántate de la silla o el sofá cada media hora y camina unos minutos.

·     Desplázate caminando siempre que te sea posible. Recuerda que todos los tramos suman al final del día y que cuanto más tiempo pases sentada, peor para tu salud …y la medida de tu trasero.

Comentarios