*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Arándanos rojos y frutos del bosque

Cinco alimentos ’10’ para el desayuno

Desayunar mal es peor que no desayunar, dicen ahora los estudios sobre obesidad. ¿Y qué es desayunar bien?, te preguntarás. Estos cinco alimentos son geniales para empezar el día con energía y menos riesgo de engordar (van otros cinco al final, para darte más alternativas).

1. Café. ¡No sé a ti, pero a mí la idea del café me anima a levantarme por las mañanas! Y es que además de su excitante aroma, ese café matutino mejora tus niveles de alerta y tu rendimiento mental y hasta te ayuda a quemar calorías extra durante el día. ¿Quieres más? Los antioxidantes del café protegen tus arterias y hasta previenen la diabetes tipo 2.

2. Huevos. Si los tomas en el desayuno, tendrás menos hambre el resto del día. Además de la mejor proteína, los huevos contienen antioxidantes que cuidan tus ojos y son una de las mejores fuentes de colina, esa sustancia tan importante para el cerebro (¡tómalos antes de un examen o una reunión importante y me cuentas!). Importante: aunque son ricos en colesterol, NO aumentan el colesterol sanguíneo.

3. Yogur griego. Es cremoso y delicioso y tiene más proteína que el yogur normal: ideal para mantener la masa muscular. Igual te conviene comprarlo entero en vez de desnatado, porque el entero contiene ácido linoléico conjugado (CLA), que mejora el metabolismo y ayuda a quemar grasa.

4. Frutos secos. ¡Qué buena idea que los tomes en el desayuno! Amigos del corazón y supersaciantes, tienen buenas dosis de magnesio y potasio y grasas supersaludables. ¡Incluso ayudan a prevenir la diabetes tipo 2 y los problemas de memoria!

5. Frutos del bosque. Grosellas, moras, frambuesas, fresas, arándanos… dan siempre cifras récord en antioxidantes. Muy ricos en fibra, tienen en cambio menos azúcar que el resto de frutas. Un punto interesante: los pigmentos antioxidantes de los frutos del bosque ayudan a retrasar el envejecimiento.

Otros alimentos para un buen desayuno:  

  • Semillas de chia. Riquísimas en fibra soluble y en antioxidantes, mantienen tu intestino en perfecto estado.
  • Té verde. Ayuda a prevenir la obesidad y la diabetes.
  • Frutas en general. Con pocas calorías en relación al volumen, te aseguran vitaminas, potasio (que ayuda a prevenir la hipertensión) y fibra.
  • Semillas de lino molidas. Son ricas en fibra soluble y controlan tu apetito durante horas.
  • Pan integral. Conserva la fibra y minerales de la cáscara o salvado, que se elimina en el plan blanco.
|

Comentarios