*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Una mujer, comiendo una ensalada

¿Por qué mi dieta ya no me funciona?

Por fin has empezado tu dieta y ves que estás perdiendo peso rápidamente. ¡Lo estoy haciendo genial!, piensas emocionada. ¿Problema? Que al cabo de unas semanas esa luna de miel termina y llegas a un punto de saturación en el que crees que la balanza se ha estropeado. ¿Qué está pasando? ¿Por qué esa dieta que te iba tan bien ha dejado de funcionar?  

La respuesta es que el cuerpo entra en modo defensivo cuando hacemos dieta. Por suerte, es una situación temporal en la que el organismo está intentando adaptarse a los cambios hormonales y a la nueva composición corporal. Además, si estás moviéndote más (¡obligatorio en cualquier dieta!), estarás ganando músculo a costa de perder grasa. Como el músculo pesa más que la grasa, la balanza no registrará variaciones aunque, en realidad, tú estés bajando tripa, reduciendo flaccidez y ganando energía y definición.

Eso sí, si tu peso y la medida de tu cintura no se reducen en dos o tres semanas, no dudes en consultar a tu médico o nutricionista para que vea lo que estás haciendo mal. Quizá estás consumiendo más calorías de las que crees; o sigues tomando demasiadas bebidas azucaradas y comida basura (carbohidratos refinados sin apenas nutrientes, que favorecen la obesidad a igualdad de calorías); o no duermes las 7 u 8 horas que necesitas a diario (la falta de sueño aumenta el riesgo de obesidad) o no te mueves lo suficiente…

Y aquí hay que recordar un dato importante: es una idea nefasta perder peso a costa de perder músculo. Si lo haces -siguiendo dietas muy bajas en calorías o pobres en proteína y que no incluyen ejercicio- , te sentirás débil y sin energía y se reducirá tu metabolismo basal, lo que hará que, a la larga, te cueste cada vez más adelgazar.

Además de esas razones, hay problemas de salud que pueden estar boicoteando tus esfuerzos de pérdida de peso, entre ellos síndrome de ovario poliquístico, diabetes tipo 2, hipotiroidismo, apnea del sueño… Incluso hay medicamentos que lo hacen, entre ellos antidepresivos, antiepilépticos, antipsicóticos, corticoides orales, antihistamínicos, antiguos betabloqueantes (para la hipertensión), anticonceptivos orales… Por eso es vital que hables con tu médico antes de empezar cualquier dieta, para que considere todas las variables que pueden incidir en tu caso. No solo está en juego tu peso. ¡Se trata de tu forma, tu energía y tu salud física y mental!

________________________________________________________________________

OTROS POST QUE TE INTERESAN:

 

 

|

Comentarios

Horóscopo