*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Cucharas con semillas de fibra

Lo único que te hará bajar la tripa

Lo dicen los hombres en las encuestas: una mujer delgada pero con la tripa abultada y cintura ancha es menos sexy que otra con kilos de más pero con las curvas bien puestas. Los médicos coinciden en la elección. Independientemente del IMC que tengamos, el exceso de grasa en la zona de la cintura y el vientre aumenta el riesgo de resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, problemas cardiovasculares, síndrome metabólico y muchas otras enfermedades.

No te deprimas aún, porque hay solución: para reducir tripa y cintura a través de la dieta solo tienes que aumentar el consumo de fibra, pero, eso sí, de un tipo concreto de fibra.

Y es que hay dos tipos de fibra:

  • 1) La insoluble, que no se disuelve en agua pero que la absorbe, aumentando el tamaño de las heces y ayudando a expulsarlas, lo cual evita el estreñimiento.
  • 2) La soluble, que se disuelve en agua formando una especie de gel que ralentiza el paso de los alimentos desde el estómago al intestino.

Pues bien, nuevos estudios indican que es la fibra soluble la que ayuda a bajar tripa. Y con un beneficio adicional: esa clase de fibra actúa como un prebiótico que sirve de alimento a las bacterias intestinales beneficiosas. Ese proceso genera ácidos grasos de cadena corta, que impiden que se acumule grasa en la zona del vientre, además de mejorar la salud intestinal.

Dirás que también adelgazando bajas tripa, y es verdad. Pero también es verdad que el hambre nos hace tirar la toalla antes de tiempo casi siempre. Pues bien, la fibra soluble es una fantástica aliada, porque tiene el don de reducir el apetito. Lo hace de dos formas:

1) Regula las hormonas implicadas en el control de la saciedad.

2) Ralentiza el paso de los alimentos por el tracto digestivo, lo que reduce el riesgo de ataques de hambre.

Semillas de lino, boniatos, achicoria, albaricoques, naranjas, coles de bruselas, legumbres (garbanzos, alubias y lentejas), copos de avena… son ricos en fibra soluble. ¡Pero no te lances ahora a tope sobre esos alimentos! Vete aumentando su consumo poco a poco, hasta desarrollar tolerancia. Pasar de repente a una dieta muy rica en fibra soluble puede provocar retortijones, gases y diarrea.

En cuanto a los suplementos de fibra soluble -como el plantago psyllium y el glucomanano– son otra opción interesante cuando, por la razón que sea, no puedes seguir una dieta rica en fibra soluble. Hay estudios que demuestran que estos suplementos ayudan a reducir grasa abdominal y a controlar el peso.

_______________________________________________________________________

OTROS POST QUE TE INTERESAN: 

|

Comentarios

Horóscopo