*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

ciruelas

Por qué comer ciruelas en verano puede mejorar tu memoria en otoño

Cuando llega el verano y las fruterías rebosan de ciruelas, me viene a la memoria una larga entrevista que hice a Alicia y Esther Koplowitz hace años. Al verla publicada, me mandaron a casa una caja de ciruelas rojas de su finca. ¿Qué hacía yo con tantas? Se me ocurrió hacer mermelada. No es por decir, pero me salió bastante rica, así que les mandé unos tarros.

Días después, recibí una nota de Esther, en la que, muy educadamente, me daba las gracias y me decía que estaba muy buena. Puede que aquello me animara, y que por eso siga haciendo mermeladas, eso sí, menos dulces que las tradicionales, que llevan azúcar y fruta a partes iguales.
Claudias, rojas, negras, verdes, amarillas… todas tienen efectos saludables. Hace poco, un estudio con animales publicado en British Medical Journal indicaba que ayudan a mejorar la memoria y el rendimiento intelectual. El dato me ha parecido interesante para la rentrée, cuando sientes a veces que las neuronas te abandonan. Los expertos atribuyen el efecto a sustancias antiinflamatorias presentes en las ciruelas, que evitan el deterioro neuronal.
Si ya estás pensando en comprar ciruelas, espera a conocer estas otras propiedades, comprobadas en diferentes estudios:
– Previenen el envejecimiento prematuro. Por su riqueza en vitamina C y antioxidantes (luteína, criptoxantina, zeaxantina y ácidos neoclorogénico y clorogénico), ayudan a reducir la oxidación celular implicada en el envejecimiento.
– Tienen efecto detox. Tanto secas como frescas, son ricas en fibra insoluble y soluble. La soluble “atrapa” grasas y azúcares, bacterias y toxinas. La insoluble tiene un efecto de arrastre. Su efecto conjunto evita el estreñimiento.
– Ayudan a prevenir la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular. Lo hacen por su riqueza en sustancias vegetales de efecto antiiflamatorio Además, por su riqueza en vitamina K, evitan la calcificación de las arterias, implicada en muchos ataques cardiacos.
Cuidan la piel. Ricas en vitamina C, previenen la formación de arrugas y ayudan a la cicatrización de heridas.
Evitan la osteoporosis. El potasio de las ciruelas (y de las frutas en general) previene la desmineralización ósea y evita las fracturas.

He perfeccionado mi receta con canela. Ahora, la hago así:
Mermelada de ciruelas al aroma del canela
Lavo, deshueso y pico 2 kg de ciruelas rojas maduras y las pongo a hervir en una cazuela con 1 vasito de agua. Dejo que hiervan 12 m y las trituro con la minipimer. Añado 1,2 kilos de azúcar, 2 cuch. de canela en polvo y 1,5 cuch. de zumo de limón. Dejo que hierva 45 m a fuego lento, removiendo de vez en cuando. Añado 1 cucharada de mantequilla y 2 ramas de canela (añaden encanto a los tarros de cristal para conserva, que he esterilizado previamente). Dejo reposar 20 m. Relleno los tarros, los cierro y los guardo en sitio frío y oscuro. Se conservan varios meses.


Te interesa:

 

|

Comentarios

Horóscopo