*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

mas-delgada-que-tu

¿Por qué estás más delgada si comes más que yo?

La respuesta puede estar en cuánto y cómo te mueves. Estos tips pueden ayudarte.
Camina mientras hablas por el móvil. Los obesos están mucho más tiempo sentados que los delgados (unas dos horas y media más al día, según la Clínica Mayo). Eso ayuda a entender diferencias en el peso que no obedecen al consumo de calorías. Una forma de cambiar las cosas es imponerte la rutina de caminar cada vez que hables por teléfono o durante los espacios de publi de la tele. ¡Al cabo de un mes serán miles de calorías quemadas en forma de grasa!
Practica el equilibrio mientras te cepillas los dientes. Manténte sobre una pierna y luego sobre la otra y sigue alternándolas cada 30 segundos hasta que acabes de cepillarte (unos 3 m). Además de quemar calorías, fortalecerás los músculos centrales y beneficiarás a tu cerebro.
Pon proteína en tu desayuno. Un desayuno rico en proteína ayuda a controlar el hambre y mejora la masa muscular. Son ricos en proteína los huevos, el queso fresco, el yogur, el pavo, el jamón, el bonito al natural, el pollo asado o el revuelto que quedaron de la cena anterior…
Estira las piernas mientras se hace el café. Apoya una mano en la encimera de la cocina y extiende y levanta la pierna contraria lo más que puedas mientras esperas al café. Repite con la otra pierna, hasta hacer 3 tandas con cada una. Entonarás los músculos de nalgas, flexores de caderas y cuádriceps.
Define tu trasero mientras cambia el semáforo. Cada vez que te pille en rojo, aprieta las nalgas y mete tripa varias veces, manteniendo la presión unos segundos cada vez. Si lo haces a menudo, los vaqueros te sentarán mucho mejor.
Díselo a la cara. Recurres tanto a los emails que te pasas el día sentada y sin hablar con nadie. Es hora de levantarte y de dar los recados directamente a tus colegas, al menos de vez en cuando. Si están en otro piso y usas las escaleras, mejor que mejor.
Mete unas sneakers en el bolso. Si vas con tacones a trabajar, te interesa cambiar de zapatos al volver a casa, porque el calzado cómodo te animará a volver caminando. Además de ayudar a controlar el peso, las caminatas al aire libre reducen el estrés y alejan el riesgo de depresión.
Entona tus pantorrillas en la gasolinera. Con una mano encima del coche, apóyate en los talones y levanta y baja los pies mientas esperas a que se llene el depósito. Si es grande y está totalmente vacío, pueden ser hasta 50 veces. ¡Genial para los músculos de tus pantorrillas!
Flexiona los brazos contra la pared. Con las palmas de las manos apoyadas en la pared a la altura de los hombros, da un par de pasos hacia atrás para formar un ángulo y apoya tu peso en los dedos de los pies. En esa posición, haz 3 tandas de flexiones, acercando y alejando el cuerpo de la pared. Fortalecerás los músculos del pecho y los tríceps.
Alíate con los peldaños. Subir escaleras durante apenas 2 minutos, 5 días por semana (10 minutos en total), quema tantas o más calorías que una caminata de 20 minutos y fortalece el corazón.
Y, ahora, estira la columna y relájate. Siéntate sin cruzar las piernas, agarra una muñeca con la otra mano y levanta bien los brazos por encima de la cabeza. Mantén la posición unos 20 segundos mientras respiras varias veces, prolongando el tiempo de exhalación. Además de estirar la columna, este ejercicio te relajará al instante. ¡Doy fe!


Te interesa:

|

Comentarios

Horóscopo