*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

medicamentos que engordan

Los 6 medicamentos que engordan

‘Es mejor no leer los prospectos’, me dijo un médico cuando le pregunté por los efectos secundarios del antihistamínico que me recetaba para la rinitis alérgica. No lo tomé cuando vi que, como decía el prospecto (lo siento doctor, pero yo los leo todos), mi apetito y mi peso podían aumentar si lo hacía. Como alternativa, opté por los lavados nasales con agua salada y ya no uso otra cosa.

Varios estudios relacionan estos 6 fármacos con aumento de peso.

  • Antihistamínicos. Bloquean la acción de la histamina, causante de los síntomas de alergia. Los antiguos dan más sueño que los nuevos, y por eso se comercializan también como pastillas para dormir” de venta sin receta. Lo malo es que su consumo crónico provoca aumento de peso, sobre
    todo en la mujer. Explicación: la histamina reduce el apetito y los antihistamínicos contrarrestan ese efecto.
  • Antidepresivos. Los de la familia del Prozac (ISRS, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) son de los que más pueden hacerte engordar, sobre todo porque aumentan el deseo de carbohidratos refinados y azúcares. Si los tomas y notas que has engordado, habla con tu médico y
    pregúntale por alternativas.
  • Anticonceptivos. Algunos anticonceptivos hormonales provocan aumento de peso porque aumentan el apetito. Otros lo hacen por retención de líquidos. Los anticonceptivos con bajas dosis hormonales tienen menos riesgo y aún menos los que no requieren hormonas, como el DIU o los preservativos. Si tomas anticonceptivos hormonales y crees que aumentas de peso, háblalo con tu ginecólogo.
  • Antihipertensivos. Tanto los betabloqueantes como los bloqueantes de receptores de angiotensina (BRA) provocan aumento de peso. Un estudio publicado en Cell Reports ha comprobado por ejemplo que los BRA reducen el metabolismo. La primera línea de tratamiento de la hipertensión son los diuréticos, pero si no funcionan en tu caso, igual no tienes más opciones. ¿Solución? Haz ejercicio a diario, sigue una dieta sana y equilibrada y evita el insomnio. Si lo haces, bajarás de peso y controlarás mejor la tensión arterial. Incluso puede que ya no necesites los medicamentos.
  • Corticoides. De potente efecto antiinflamatorio, se emplean en el asma, urticarias, procesos reumáticos y autoinmunes e incluso en oncología. Para evitar sus muchos efectos secundarios-favorecen el insomnio, la retención de líquidos y el aumento del apetito y el peso, entre otras cosas-hoy se emplean a corto plazo y en las mínimas dosis eficaces o bien en versiones inhaladas (como en el asma persistente).
  • Antimigrañosos. Antiepilépticos, antidepresivos tricíclicos y antihipertensivos son los que más aumento de peso provocan. Como alternativas naturales tienes el biofeedback, la vitamina B12, infusiones de matricaria o de jengibre… Muy importante: vigilar qué desencadena tus migrañas. Pueden ser desde cambios hormonales al chocolate, pasando por luces brillantes, falta de sueño, estrés, baja presión atmosférica…

Te interesa:

|

Comentarios

Horóscopo