*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

comida congelada

5 mitos y verdades sobre los congelados

Mito 1: La congelación mata todas las bacterias. Realidad: No es cierto. La congelación inactiva las bacterias, pero no las mata. Si los alimentos que metiste en el congelador estaban ya contaminados, las bacterias volverán a proliferar una vez los descongeles. Cocinarlos durante al menos 5 m a altas temperaturas es la única forma de asegurar que no van a producirte una intoxicación alimentaria.

Mito 2: Los alimentos congelados son menos nutritivos que los frescos. Realidad: Lo contrario es más verdad. Las verduras y frutas que compramos ya congeladas suelen cosecharse en su mejor momento de madurez, cuando tienen más nutrientes, cosa que no siempre se aplica a los vegetales frescos que, además, pueden permanecer muchos días en los estantes, perdiendo frescura. Dicho eso, es importante consumir los vegetales cuanto antes (tanto frescos como congelados), porque sus nutrientes se degradan con el tiempo. Un tip para minimizar la pérdida de vitaminas solubles en agua (como la vitamina C o las del grupo B) es hacerlas al vapor. Otro tip para añadir nutrientes y reducir calorías vacías es comprar vegetales congelados al natural y cocinarlos en casa, salteados, al vapor, con salsa de tomate, en menestras, revueltos…

Mito 3. Nunca hay que volver a congelar un alimento. Realidad. Puedes congelar y descongelar cualquier alimento si éste no lleva más de 2 h fuera del frigorífico, en sitio fresco. Lo que sí puede ocurrir es que la calidad se degrade si lo haces (sobre todo la de la carne), por la pérdida de humedad que ocurre en la descongelación. En resumen: aunque es técnicamente seguro comer alimentos vueltos a congelar, mejor no lo hagas, porque pierden textura y calidad gastronómica.

Mito 4: Da igual donde pones los alimentos en el congelador; el caso es que estén congelados. Realidad: La puerta del congelador no es el mejor sitio para congelaciones largas, porque la temperatura fluctúa cada vez que abres la puerta y el alimento se resiente. Por eso, es mejor que pongas en la puerta o cerca de la puerta los alimentos que vas a consumir en breve y, al fondo, los que quieres que se conserven más tiempo.

Mito 5: Si hay un corte eléctrico, mejor tirar todos los congelados, por si acaso. Realidad: Si eso ocurre, no abras la puerta del congelador para nada. Un texto de la USDA (Dto. de Agricultura de los EE.UU) dice que un congelador que esté lleno puede mantenerse congelado hasta dos días sin corriente. Si has sufrido un corte de luz y se te han deteriorado alimentos congelados o refrigerados, conecta con tu seguro y tu compañía eléctrica y mira a ver si tienes derecho a una compensación.

 

También puedes consultar la web de la OCU (www.ocu.org) y leer la página: “Modelo de reclamación por interrupción de suministro eléctrico o de gas”.

 

Te interesa:

|

Comentarios

Horóscopo