*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

¿Por qué engordamos con los años?

“Como lo mismo que cuando tenía 18 años y peso más cada año que pasa”, se quejan muchas mujeres y dicen la verdad. Tres razones ayudan a entender esa tendencia a engordar que tenemos las personas a medida que vamos cumpliendo años:

  • Nos movemos cada vez menos, lo que significa menos calorías quemadas a través de la actividad física. (Para entender la diferencia, mira lo que se mueve un niño durante el día y compáralo con lo que te mueves tú).
  • Con los años, vamos perdiendo masa muscular y ganando masa grasa. Como el músculo quema más calorías que la grasa en estado de reposo, ya tienes otra razón.
  • Nuestros órganos y sistemas también cumplen años y ese envejecimiento progresivo ralentiza los procesos metabólicos.

 

¿Podemos hacer algo para controlar el peso que ganamos con los años?, es la pregunta clave. Por suerte, la respuesta es afirmativa. Estas son 5 formas de conseguirlo:

  • Haz ejercicios de resistencia (como las pesas). Además de las ventajas de la actividad física, ayudan a  mantener la masa muscular. Un estudio indica que 3 sesiones por semana durante 4 meses  pueden aumentar la tasa de metabolismo en reposo en más de un 6 por ciento.
  • Prueba con el HIIT. El entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés) alterna ejercicios anaeróbicos intensos con breves periodos de reposo y permite seguir quemando calorías cuando ya has dejado de moverte. La explicación es que los músculos necesitan energía para recuperarse de la actividad física intensa. Varias investigaciones indican que podemos quemar casi 200 calorías en las 14 horas siguientes de haber hecho estos ejercicios.
  • Pon proteína en tu dieta. Quemamos más calorías al digerir y absorber alimentos ricos en proteína que al consumir alimentos ricos en carbohidratos y/o en grasas. Un estudio indica que una dieta con un 30 por ciento de calorías procedentes de proteína aumenta el metabolismo en unas 100 calorías al día, en comparación con una dieta baja en proteína.  Un beneficio adicional es que la proteína ayuda a mantener la masa muscular. Son ricos en proteína los huevos, el queso fresco y el yogur, las carnes magras, los pescados y mariscos, las legumbres, el tempeh, la quinoa,  el arroz salvaje, las almendras…
  • No hagas dietas de hambre. Ponen el organismo en “modo privación” y  acaban reduciendo el metabolismo, lo que favorece la obesidad. Para mantener el apetito y el metabolismo controlados, toma tentempiés ricos en proteína, como las almendras, el yogur o los huevos duros.
  • Duerme lo suficiente. No uno, sino varios estudios indican que la falta de sueño ralentiza el metabolismo y favorece la obesidad.  Para evitar el insomnio, procura acostarte siempre a la misma hora, suprime ruidos molestos, mantén la habitación a una temperatura agradable, desconecta todos los aparatos electrónicos al menos una hora antes de irte a la cama y apaga todas las luces de tu habitación (incluidos los pilotitos luminosos).

Otras noticias de Adelgazar Sabiendo: 

 

|

Comentarios

Horóscopo