*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

cardio-mariano

Esta planta detox protege tu hígado

La vemos a menudo al borde de caminos y campos, pero poca gente sabe que el cardo mariano, y más concretamente la silimarina (su sustancia activa), es un antioxidante de efecto antiinflamatorio,  buenísimo para el  hígado y la vesícula.  

Según la tradición, se llama “mariano”  porque las manchas blancas de sus hojas se formaron cuando la Virgen María amamantaba a su hijo y una gota de leche cayó sobre la planta. No sé si fue esa leyenda la que hizo que las madres lactantes de antaño tomaran cardo mariano para producir más leche o que, al revés, el uso creara la leyenda, pero como todas las tradiciones, esta podría tener un poco de verdad. ¡Un estudio vio cómo madres lactantes que tomaron un suplemento de 420 mg de silimarina durante dos meses producían un 64 por ciento más de leche que las que tomaron un placebo (sustancia inerte con el mismo aspecto que el suplemento).

Más allá de la leyenda, la buena fama del cardo mariano se debe sobre todo a que protege  el hígado, órgano encargado de limpiar y purificar la sangre. Dicho de otra forma, si tu hígado no funciona bien, las toxinas se acumularán en tu  cuerpo y tu salud general (del cerebro al corazón, pasando por los huesos) se resentirá.

Lo sabían perfectamente los boticarios de antaño, que mandaban tomar cardo mariano por su efecto desintoxicante, por ejemplo  frente al exceso de alcohol,  las setas venenosas (como la amanita faloides), las picaduras de serpiente o las indigestiones. Hoy la ciencia ha ratificado totalmente ese efecto detox. Incluso ha comprobado cómo la silimarina  reduce la oxidación e inflamación hepática que generan los radicales libres, moléculas que se forman cuando el hígado metaboliza sustancias tóxicas.

Todo lo  cual explica por qué las ventas de suplementos de cardo mariano no paran de crecer en Europa, incluida España. De hecho, se emplean cada vez más como terapia complementaria en el hígado graso, la hepatitis, la cirrosis e incluso para aliviar los  efectos secundarios de la quimioterapia, evitar la resistencia a la insulina y hasta como laxante/detox.  

He hablado mucho del tema con mi amiga Luz García Toro, directora de comunicación de Arkopharma, y me comenta que la dosis diaria recomendada es de unas 3 cápsulas de cardo mariano al día (de 300 mg cada una), hasta un máximo de 6 al día. Dice que lo mejor es tomarlas media hora antes de las comidas, para mejorar la secreción de bilis estimulada por los alimentos.


Además…

¡El mejor desayuno: yogur con fruta fresca!
¡Los aguacates no engordan!
¡Sí, el invierno engorda!

|

Comentarios