*

mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

beber-agua

10 tips para bajar de talla con poco esfuerzo (comprobados por la ciencia)

En conversaciones con amigas, he escuchado decenas de “recetas milagrosas” para adelgazar,  a veces sin sentido o directamente ridículas. Los científicos proponen otras estrategias que sí han demostrado eficacia.  Estas son diez de ellas:

1. Bebe agua antes de comer. Beber medio litro de agua antes de comer estimula el metabolismo y reduce el apetito. En un estudio, las personas que adoptaron esa medida perdieron casi un 50 por ciento más de peso que el resto.

2. Toma huevos para desayunar. Varios estudios indican que las personas que cambian las tostadas, galletas o cereales  por huevos toman menos calorías en las siguientes 36 horas y pierden más peso y grasa que las que no hacen el cambio.

3. No te prives del café. Antes demonizado, el café rebosa de antioxidantes superbeneficiosos. Varios estudios han visto que, además, el café estimula el metabolismo (entre un 3 y un 11 por ciento) y ayuda a quemar grasa (entre un 10 y un 30 por ciento). Una advertencia: ¡no le eches demasiado azúcar!  

4. Bebe té verde. Es rico en catequinas, potentes  antioxidantes que actúan conjuntamente con la cafeína para quemar  grasa corporal. Varios estudios han comprobado que puede ayudar a controlar el peso.

5. Evita los azúcares añadidos y los productos elaborados con  harinas blancas (carbohidratos refinados). Ambos producen picos de azúcar  en sangre seguidos de caídas en picado, que generan rápidamente el deseo de volver a tomar más de esos alimentos, provocando un auténtico círculo vicioso. Decenas de estudios demuestran que las dietas ricas en esos productos son responsables de muchos casos de obesidad, diabetes tipo 2 y muchas otras enfermedades crónicas.

6. Pon picante en tu plato. Por ejemplo, la capsaicina de la cayena (la sustancia que le da el picante) ha demostrado que estimula el metabolismo y que ayuda a controlar el apetito.

7. Combina las caminatas con las pesas. Cuando caminas a paso rápido o vas a clases de zumba (ejercicios aeróbicos), quemas calorías, reduces grasa abdominal y mejoras tu salud, tanto física como mental.  Cuando haces pesas (ejercicio de resistencia), mejoras tu masa muscular y estimulas tu metabolismo. Ambos mantienen una buena forma física.

8. Toma verduras y frutas en cada comida. Son el comodín de todas las dietas y con razón. Con pocas calorías y mucha fibra y nutrientes, requieren masticación y son muy saciantes. Montones de estudios han visto que quienes toman frutas y verduras a diario pesan menos y están más sanos que los que no lo hacen.

9. Duerme lo suficiente. ¡La falta de sueño aumenta en un 55 por ciento el riesgo de obesidad en adultos y en un 89 por ciento en niños! De hecho, el déficit de sueño se considera hoy un factor de riesgo de obesidad tan importante como la dieta.

10. Asegúrate suficiente proteína. Está  comprobado: las dietas ricas en proteína estimulan el metabolismo y mantienen la saciedad. Un estudio señala que ese tipo de dietas pueden evitar que consumas 450 calorías extra al día. Otros trabajos han comprobado que las dietas con un 25 por ciento de calorías en forma de proteína ¡reducen la obsesión por la comida y el riesgo de picotear por las noches!  


Además…

Para un buen parto, come dátiles
Natural farming: la naturaleza nos educa
Comer sano no es más caro

 

|

Comentarios