*

mujerHoy

Almudena es diferente

El blog de Almudena Lapique

Almudena Lapique

Cinco cosas que he aprendido como bloguera

Tener un blog no es tan sencillo como parece. La parte más complicada, en mi opinión, es saber sobre qué escribir. Hay muchos post que están centrados en un solo tema; por ejemplo, en viajes, comida, moda… Mis posts tratan de todo un poco, no se centran en algo específico.

Mis semanas se pueden resumir con la palabra “caos”, por lo tanto, me parece muy difícil encontrar el tema perfecto que interese a mis lectores. Más de una vez me he pasado tres horas delante de la pantalla del ordenador escribiendo lo que yo pensaba que iba a ser mi obra maestra. Al día siguiente, lo leía y me daba cuenta de que ni el cariño que me tiene mi madre la harían mentir diciéndome que era interesante. Esto me demostró que no todo es lo que parece, por ello os quiero contar las cinco cosas que he aprendido siendo bloguera. 

1. No todo lo que haces le va a parecer interesante a tus lectores

Debo admitir que a veces me siento la reina de Inglaterra y empiezo a contar experiencias de mi día a día con mucho detalle. Pero, como claramente la reina no soy, lo que escribo me divierte solo a mí. Es verdad que en 300 palabras no puedo contar cómo viví el estreno de una película haciendo que todos os quedéis con buen sabor de boca después de haberlo leído. Aunque tengo muy claro que, si algún día consigo conquistar a un príncipe, sabréis hasta lo que desayuno por las mañanas.

2. La organización es esencial, no dejes un post para el último momento

Os podría contar más de veinte sitios en los que podría estar haciendo de todo menos escribir un blog. Una vez recuerdo estar en una barbacoa con unas amigas y recordar que tenía que mandar mi post semanal. Es verdad que estar con todos tus amigos haciendo el imbécil mientras tú escribes sobre ‘Las siete prendas imprescindibles’ es una situación curiosa.

Almudena Lapique y sus amigas

3. No todo es lo que parece

Se han publicado muchos artículos hablando de la falsa felicidad entre los Instagramers y las blogueras. No digo que sea completamente mentira, pero sí defiendo que es mejor sacar una foto alegre, aunque no lo estés, que una triste. Recuerdo una situación en la que me regalaron un biquini muy mono y me apetecía ponerlo en mi blog. El problema fue que esto ocurrió en pleno mes de marzo, así que no me quedó otra que sufrir durante unos minutos. Eso sí, la foto me quedo muy chula y mereció la pena los gritos que pegaba preguntando si ya la habían hecho.

Almudena Lapique, en un árbol

4. Tienes que ir presentable la mayoría de los días

A veces vas por la calle y encuentras algo que te encantaría ponerlo en tu blog. En ese momento recapacitas y te das cuenta de que no es el día para marcarse una sesión de fotos. Las veces que me ha pasado esto he decidido pasar y sacármelas tal cual, pero sí que te molesta ver como el resultado no es el mismo.

Almudena Lapique, divirtiéndose con amigas

5. Siempre tienes que llevar algo con lo que te puedas hacer una foto

Como he explicado antes, hay ocasiones en las que te encuentras en situaciones en las que te encantaría sacar un par de fotos para ponerlas en tu blog. El otro día, iba por la calle y me encontré a un grupo de bailarines con tambores y todo tipo de instrumentos musicales que no había visto en mi vida, pero me di cuenta de que había salido de casa sin mi móvil.

Entonces se me ocurrió preguntarle a un chico que tenía al lado si no le importaría sacarme unas fotos con los músicos de fondo. A pesar de la cara extraña que me puso, más adelante, me mandó un mensaje con todas las fotos. El chico en cuestión que era bastante mono, así que maté dos pájaros de un tiro.

¡Espero que os hayan gustado mis experiencias como bloguera!

Un beso enorme y feliz semana,

Almu

|

Comentarios