mujerHoy

On the roof

El blog de Amaya Valdemoro

Amaya Valdemoro: Padres y deporte

Padres y deporte

La palabra deporte la podemos asociar con muchas otras con diferentes significados. Deporte y valores, deporte e infancia, deporte y salud, deporte y pasión, deporte y diversión, deporte y victoria, deporte y derrota, deporte y aprendizaje, deporte y desilusión… Deporte y padres.

En general cuando pienso en deporte sólo me vienen a la mente referencias positivas porque por experiencia propia son tantas cosas las que te da, que es imposible que no sea así; aunque en el día a día surgen situaciones relacionadas con el deporte que desilusionan, y bastante.

Entre esto último se encuentran esas noticias difíciles de asumir pero que han ocupado tiempo en los telediarios y los periódicos últimamente, como lo sucedido en Mallorca con una tremenda pelea entre padres en un partido de fútbol. Y lo peor es que no es un hecho aislado.

 

 

Hemos llegado a una situación en la que de la misma manera que los niños tienen que entrenar mientras persiguen su sueño habría que educar a sus padres para que entendieran en qué consiste el deporte de base, y no es precisamente ese lugar donde cada día se escuchan más insultos hacia los árbitros, los rivales o incluso gritos y reproches contra sus propios hijos.

 

El deporte ayuda a formar a la persona, con él aprendes a superarte, sorteas mil batallas, pero no implica tener que soportar esa tensión desde la grada, ni tampoco ayuda el hecho de llegar a casa con la decepción de la derrota y encima saber que te puedes llevar una reprimenda de tu padre, casi como si hubieras suspendido un examen. ¿Qué clase de frustración propia lleva a los progenitores a actuar así? ¿Quizás es que alguno quiso ser una ‘estrella’ y paga el sueño no conquistado con sus hijos? ¿Tan difícil es entender que Cristiano sólo hay uno?

 

Amaya Valdemoro_Padres y deporte (1)

 

Esa presión extra es lo que hace que muchos niños dejen el deporte y todo lo que le rodea a un lado, porque la intimidación que reciben en su propia casa es demasiada, y el sueño acaba por convertirse en pesadilla. Por eso aprovecho estas líneas para dirigirme a esos padres y pedirles que ayuden y den ejemplo a sus hijos. Que no os vean gritar contra el árbitro, que nunca escuchen un insulto desde la grada hacia un rival, porque vosotros sois su primer ejemplo, su modelo a seguir antes incluso que Gasol, que Nadal, que Iniesta

 

Hoy, mirando hacia atrás, puedo decir que llegué a ser alguien dentro del baloncesto y del deporte por el ejemplo que para mí supusieron mis padres. Os diré que tuvieron que aguantar mucho mientras me veían desde la grada. Desde insultos a amenazas, e incluso vivir cómo intentaron agredirme durante un partido. Así de feo se puede volver el deporte, o mejor dicho lo que le rodea, si no lo controlamos.

 

Amaya Valdemoro con su madre

Amaya Valdemoro con su madre

Animen, apoyen, no amenacen con apartarles del deporte si no aprueban alguna asignatura porque aprobar no depende de quitar esa hora de fútbol o de baloncesto, sino de organizarse y tener constancia. Y eso es algo que el deporte enseña.

 

Sean modelos para sus hijos. Que su hija reciba una mirada y una sonrisa cuando anote su primera canasta, pero que la mirada y la sonrisa sean iguales si el balón no entra. No pasa nada, todo irá bien, ya saldrán las cosas

 

Amaya Valdemoro: Padres y deporte

Amaya Valdemoro: Padres y deporte

 

Destierren los gritos, los puñetazos, las peleas… No es deporte, y si eso vuelve a pasar en algún lugar, ojalá cuelguen el cartel de ‘Prohibido acceso a padres’. Sólo así disfrutarán sus hijos.

Comentarios