*

mujerHoy

On the roof

El blog de Amaya Valdemoro

Turquía, entre la pasión y el caos

No suelo escribir mucho de deporte, de mi deporte, en este blog,  pero creo que la ocasión lo merece después de un año muy intenso en el que la competición estrenó nuevo formato y dejó claro que los cambios, muchas veces, son para bien, porque hemos vivido la mejor Euroliga de la historia. Una Liga regular de 16 equipos, 30 jornadas en las que, hasta el final, no quedaron decididos los cruces y las posiciones de unos ‘play offs’ magníficos. Un regalo para cualquier amante de este deporte que ha visto convertida esta competición en un ‘Juego de Tronos’ que me río yo de las disputas entre los Lannister, los Targaryan y los Stark.

Al final solo quedaban cuatro combatientes en pie para afrontar las batallas definitivas. Y entre ellos, un español: el Real Madrid. Esta vez no pudo ser, porque en el peor día se cruzó con el peor rival posible y que, finalmente, se alzó campeón. El Fenerbahçe, en sus dominios, se convirtió en un auténtico ogro dirigido por el que para mí es el mejor entrenador de la historia del baloncesto europeo, Zeljko Obradovic. Él sí que está sentado desde hace tiempo en el Trono de Hierro, porque con 26 años como entrenador a sus espaldas ha ganado ¡¡¡9 Copas de Europa!!! O lo que es lo mismo, él sólo ha ganado las mismas que el club con más trofeos, el Real Madrid. Es difícil encontrar palabras que puedan definirlo.

IMG_6338

La ‘Final Four’ no ha defraudado y ha sido la guinda perfecta para la Euroliga, porque es increíble vivir en directo la emoción que le ponen al baloncesto en un país como Turquía, que no para de sorprenderme. Los turcos viven con una tremenda pasión todo aquello que les gusta, y en el deporte son fieles y leales a sus equipos (y también ruidosos como nadie). Sin duda, conservan en su ADN esa característica de pueblo guerrero que no se da nunca por vencido y siempre lucha hasta el final. Así que era difícil que dejaran escapar esta oportunidad.

IMG_6119

Turquía es lugar que no deja de sorprenderme y que, siendo absolutamente sincera, me maravilla de igual forma que me desagrada. Por un lado tiene una belleza impactante, que si te paras a observar consigue parar el tiempo; y a la vez, es un país que vive sumido en el caos (por poner un ejemplo, su tráfico es casi paranormal).

IMG_6240

IMG_6203

Su comida me fascina y hay mil lugares donde perderse para disfrutarla, como el restaurante ‘Nusret’, cuyo dueño es un auténtico personaje, conocido mundialmente por su forma de echar la sal a la carne. Tal cual, sus vídeos han revolucionado las redes (¡buscad el ‘hashtag’ #saltbae!). Como recomendación, os diré que mi postre favorito es el ‘kunafe’, una auténtica bomba de calorías, así que evidentemente mi régimen y esta ‘Final Four’ no han sido compatibles.

IMG_6342

Pero lo que pasa en Estambul, se queda en Estambul…

IMG_6149

Ya digo que hay cosas que no van conmigo: por ejemplo, soy de las que respetan las creencias, las religiones sean cuales sean, pero lo de ver a mujeres ocultas tras un burka me supera y no puedo dejar de dar las gracias por no ser ellas. Simplemente, no lo entiendo, aunque sé, y tengo que respetar, que la cultura y la religión son los primero para muchas personas.

IMG_6252

En definitiva, aplaudo al nuevo ‘Rey de Europa’ feliz tras mi cuarta ‘Final Four’, y también contenta por mi vuelta a Turquía, que no será la última, porque tanta pasión y también tanto caos es algo que hay que vivir de vez en cuando.

 

|

Comentarios