*

mujerHoy

On the roof

El blog de Amaya Valdemoro

Fan, muy fan de Love of Lesbian

Cualquiera que me viera en mis negras horas, 

reptando por tu piel cuando es pared 

se creería que mi vicio es lamer tus sombras, 

pero sólo lo hago cuando no me ves…

 

Fue el martes. Me di cuenta, disfruté, me emocione, vi como se rieron un poquito de mi al ver mis nervios… Fue el martes cuando fui plenamente consciente de lo que sienten algunas personas cuando se acercan a mí a pedirme una foto o simplemente para regalarme unas palabras amables de esas que te hacen sentir de maravilla. Sé que mucha gente me conoce aunque yo no me considero un personaje muy público, y por eso cuando alguien se acerca de esa manera trato de corresponder, ser agradecida y respetuosa devolviendo en lo que puedo el cariño que recibo.

Pero el martes era yo la que estaba al otro lado de la barrera, convertida en seguidora número uno. Nunca me paré a pensar mucho en el fenómeno fan y en lo que supone la admiración, esa fuerza, casi irresistible, que nos hace sentir una consideración especial hacia algo o hacia alguien a quien muchas veces ni conocemos.

El martes exploré a tope esos sentimientos porque tuve la oportunidad de conocerles y, como cualquier fan que se puede acercar a alguien a quien admira, aluciné. Ya he contado que generalmente soy una chica muy social, vamos, que hablo por los codos y no me suelo cortar absolutamente ante nadie. El martes me quedé muda, o casi. Brazos cruzados como si fueran un escudo protector para que no se me saliera el corazón al ver avanzar hacia mí a aquellos a quienes admiro hace muchos años, aquellos cuyas canciones soy capaz de ubicar en el tiempo paralelo a mi línea de vida.

Por aquí me enrollo mucho, pero todavía no os he contado que al presentarme a Santi Balmes y Julián Saldarriga me temblaba la voz como si fuera el primer minuto de un examen oral de final de carrera. No articulaba palabra mientras ellos se mostraban encantadores. Les tengo que pedir perdón, porque parecía una niña pequeña que no sabía dónde meterse pero, en realidad, quería que el tiempo se parara y no nos moviéramos de allí.

Como cualquier fan, estaba muy nerviosa y sí, me declaré fan, muy fan de su música, pero más incluso de lo que descubrí de ellos, su cercanía y su simpatía. Me hicieron sentir feliz y, por supuesto, entre lo que dije me brotaron halagos por la música que hacen y lo que me transmiten con ella. ¡Qué menos cuando admiras a alguien y te lo devuelve así!

El martes disfruté del primer concierto básico de Los 40 de Love of Lesbian en el Teatro Barceló. Puro arte y regalo para los sentidos, así que tengo que agradecer a Warner Music Spain sus entradas y su atención. En especial a Pablo, porque eres un crack muy ‘lesbiano’, como todos los que nos reunimos, así que ¡ya estás en mi círculo!

Amigas no puedo dejar de tararear así ahora me voy con la música a otra parte. Por hoy se despide ‘Amaya súper fan de Love of Lesbian’…

… El día que el presente ya sea historia 

y las aguas se nos calmen de una vez, 

entenderás en mis silencios tantas cosas, 

las que ahora escribo cuando no me ves.

|

Comentarios