*

mujerHoy

On the roof

El blog de Amaya Valdemoro

Amaya Valdemoro, frente a la Casa Blanca

El señor Pato

Washington. Aprovechamos que sigo con la maleta a cuestas en el periplo por Estados Unidos para hacer parada y fonda en Washington, la capital del país ¿más poderoso del mundo? Me lo pregunto por aquello del Make America Great Again… Eso dice el eslogan elegido por el presidente, el señor Donald Trump. 

Desde el pasado mes de noviembre el señor Pato, perdón quería decir el señor Donald Trump, es presidente de Estados Unidos y al llegar a Washington tenía curiosidad por observar cómo viven allí sobre el terreno su presencia en la Casa Blanca. Evidentemente al llegar nada cambia, todo sigue igual, sus calles anchas, sus monumentos, sus museos… La verdad es que es una ciudad que en cierta manera me recuerda mucho a las europeas por su arquitectura.

Amaya Valdemoro, en el monumento a Lincoln

Amaya Valdemoro, en un parque de Washington

Amaya Valdemoro, en la piscina reflectante del Monumento a Lincoln

Amaya Valdemoro, en la piscina reflectante del monumento a Lincoln

Ya digo que todo es aparentemente igual, pero sólo aparentemente. Si la vida real en el primer vistazo parece igual, la virtual es otra historia. Las redes son un hervidero de opiniones, cualquier cosa que diga o gruña se convierte en meme y si ponemos la televisión la impresión al ver cualquier programa de noticias, por ejemplo de la CNN, es que estás viendo algo parecido a una telenovela. Todos los días pasa hago con él, muchos enfrentamientos con los periodistas, todos los días una lección de educación y respeto a los demás. Esto por supuesto va con toda la ironía.

Amaya Valdemoro, en el monumento a Lincoln

Amaya Valdemoro, en el río Potomac

Amaya Valdemoro, en un barrio de Georgetown

Si antes, desde el salón de mi casa en España me lo preguntaba estando aquí y viendo todo esto me sigo haciendo de cruces sobre cómo pudieron votarle.

Pero aparte de la impresión personal también me gusta hablar con la gente y la verdad es que están avergonzados y también asustados con este presidente. Sienten que el señor Pato, perdón el señor Donald, está buscando destruir todo lo que dejó Obama y se lo ha tomado como una especie de guerra personal contra el anterior presidente. Y encima hay que añadir el paso atrás que puede vivir este país en lo que se refiere a los derechos de inmigrantes, de diferentes etnias, de homosexuales, de las mujeres… Estados Unidos iba en una dirección y, de golpe, ha virado hacia el lado contrario. Es como si el señor Pato, ¡ay! quería decir Donald, pensara más en sus propios intereses que en los de cualquier persona y esa es mi impresión pero sobre todo es la conclusión después de hablar con gente que sin problemas se declara demócrata o republicana.

No es por venir a Estados Unidos por lo que tuviera en mente hablar sobre este personaje pues ya lo hice el día que salió elegido presidente y en realidad no es de las personas que inspiran pero no he podido contenerme porque todo me parecía igual al poner el primer pie en Washington. Pero fue empezar a ver y a escuchar y me di cuenta de que Donald está muy, muy lejos de parecerse a aquel simpático pato que sí que era un señor.

¡Ah! Espero que estéis pasando un verano genial, hasta la semana que viene amig@s ¿Quién sabe desde dónde?

|

Comentarios