*

mujerHoy

Arritmias de Corazón

El blog de Arritmias del Corazón

La urna de Carrie Fisher

La última morada de Carrie Fisher: una urna de Prozac

Hay personas a las que les gusta dejar perfectamente detallada su despedida de este mundo: necrológica, epitafio, féretro… Parece que ya nada nos puede sorprender, pero no es así. La actriz Carrie Fisher ha logrado con su urna funeraria que más de uno se lleve, de puro asombro, las manos a los ojos, a la boca o a la cabeza.

Los restos de la artista, fallecida a los 60 años, reposan en una urna con forma de la conocida pastilla antidepresiva Prozac. “Ella sentía que ese era el lugar donde le gustaría estar”, dijo su hermano Todd Fisher, explicando que la decisión fue acordada junto con la actriz Billie Lourd, de 24 años, hija de Fisher.

Carrie, que nunca ocultó el trastorno bipolar que padecía y tuvo que batallar contra su adicción a las drogas y al alcohol, recurrió en muchas ocasiones a este medicamento. “Soy una enferma mental. No me avergüenzo. He sobrevivido a ello y aun sigo haciéndolo”, manifestó la intérprete que dio vida a la inolvidable princesa Leia en la saga ‘Star Wars’.

Su lucha por hacer visible el problema de las enfermedades mentales, unida a su gran sentido del humor y a su ironía, hacen que no nos extrañemos de que sus familiares optaran porque sus restos reposaran en dicha figura de porcelana con forma de píldora antidepresiva, de los años 50, que la actriz adquirió hace tiempo y que era su preferida. Así lo contó su hermano a Hollywood Reporter.

Carrie ya descansa en el cementerio Forest Lawn, de Los Ángeles, junto a su madre, Debbie Reynolds (84), fallecida un día después que ella. “Estarán juntas aquí y en el cielo”, dijo Todd.

 

|

Comentarios