mujerHoy

Caperucita en Manhattan

El blog de Laura Ruiz de Galarreta

La importancia de los gestos.

Cuestión de gestos

Los gestos están hoy devaluados. Cuando hablamos de un gesto, lo entendemos como un guiño al público, una pose de cara a la galería, un artificio, incluso un lavado de imagen. “Bah, bueno sí, está muy bien por los niños, pero ha sido solo un gesto”, decimos, quitándole importancia a la noticia, por ejemplo, de un futbolista que ha pasado una mañana entregando juguetes a niños enfermos en un hospital.

Pero celebramos hoy, una vez más, el Día Internacional de la Mujer y en fechas como ésta los gestos cuentan, y mucho. Hoy todo el mundo debería conmemorar la jornada en la que se recuerdan cosas como la brecha salarial, la doble jornada laboral de las mujeres, la importancia del talento femenino para el desarrollo de la economía, la necesidad de que las niñas tengan acceso a la educación en todos los países del mundo. Se celebra lo que ha logrado el sacrificio de generaciones de mujeres que hoy simple y llanamente alucinarían viendo a las mujeres conducir, votar, firmar contratos o dirigir empresas con total naturalidad. Se repasa y exige lo que aún queda por conseguir.

Administraciones, empresas, fundaciones, medios de comunicación, instituciones y entidades tan dispares como el Congreso de los Diputados y los clubes de fútbol respaldan estos días las numerosas demostraciones de apoyo a la mujer. Son gestos. Comedidos, institucionales, a veces demasiado formales o un poco alejados de la realidad, pero gestos al fin y al cabo. Y tienen una indiscutible importancia, porque sirven para llamar la atención sobre todas las situaciones injustas que, aún hoy, vive el cincuenta por ciento de la población.

Y luego están los gestos que salen de muy adentro, los que surgen del arrebato espontáneo, del corazón. Y llevamos ya unos meses de gestos notables. Alejandro Sanz echando de su concierto a un hombre que golpea a su pareja, la respuesta de Eva Amaral a un espectador que la llamó zorra, la cantante Taylor Swift que dona 250.000 dólares a la también cantante Kesha para ayudarle a sufragar los gastos del proceso judicial contra un jefe que la acosaba sexualmente, la valiente actuación de un conductor de autobús madrileño que impidió hace unos días un ataque machista a costa de recibir una soberana paliza, el mensaje contundente en favor de la igualdad y la diversidad de Chris Rock, anfitrión de la gala de los Oscar este año o el más reciente, el tatuaje de Lady Gaga de solidaridad con las víctimas de acoso sexual.

Esta semana del 8 de marzo os propongo fijarnos en los gestos, tener algún gesto: explicar a nuestros niños qué es el Día de la Mujer y por qué se conmemora o cortar a ese jefe abusón que cuenta un chiste machista en la reunión semanal de la oficina. Son solo gestos, pero es que también es cuestión de gestos.

|

Comentarios