mujerHoy

Caperucita en Manhattan

El blog de Laura Ruiz de Galarreta

Let Girls Learn, Michelle Obama con la educación de las niñas

Las lecciones de FLOTUS

Jóvenes estudiantes, hasta quinientas, ya es mérito en plena temporada de vacaciones, esperan la llegada de la esposa del Presidente de los Estados Unidos en el centro cultural Matadero de Madrid. ¿Cómo será? ¿Más alta, más delgada, más joven, más simpática?

Cuando entra la Primera Dama en la sala de Matadero, mil pares de ojos no pierden detalle: su vestido, sus gestos, ¡sus brazos!, su famosa sonrisa, que prodiga con generosidad. Aquí no acompañan a Michelle Obama ni Meryl Streep ni Freida Pinto que sí la han seguido en su visita a África, Liberia y Marruecos, donde las adolescentes forman parte de esos más de 62 millones de niñas en el mundo que aún se enfrentan a grandes dificultades para ir al colegio. Aquí ejerce de anfitriona la reina Letizia, firme defensora de esos mismos objetivos, doy fe porque se lo he escuchado en persona en más de una ocasión, y gran convencida de la necesidad de reafirmar los derechos de la mujer.

La verdad, me encanta que Michelle Obama haya venido a España, porque después de las emociones del BREXIT y las elecciones del 26J y entre pactos y no pactos ya empezábamos a aburrirnos un poco de las noticias. También porque el mensaje Let girls learn, “Dejad que las niñas aprendan”, y su objetivo de concienciar sobre las dificultades que muchas jóvenes encuentran para acceder a la educación merece todo el apoyo que podamos darle. Pero sobre todo porque me da pie a bucear en el perfil y en algunos de los mensajes sobre la mujer de esta abogada estadounidense, hoy FLOTUS otrora Michelle LaVaughn Robinson.

La Primera Dama es una mujer del siglo XXI que defiende, primera lección, que mantengamos nuestra personalidad trabajemos donde trabajemos, seamos la esposa o la pareja o la hija o la madre de quien sea. Ella, con su fuerte carácter, es el mejor ejemplo. Tiene un temperamento arrollador y ha querido aprovechar su notoriedad para animar a todas las mujeres a mantenerse firmes en un mundo en el que la imagen ha pasado a ser lo más importante y donde es casi imposible alcanzar los cánones de belleza, delgadez, profesionalidad… que la publicidad nos marca.

Ponte la primera en la agenda, aprende a gustarte y quererte y conócete a ti misma dice también Michelle Obama, para quien “hay que amarse para amar, protegerse, guardar nuestro espacio, dedicarnos tiempo, saber quiénes somos y querernos así, tal cual. Si no controlas tu agenda y tu vida, alguien lo hará por ti y cada vez aparecerás más abajo en tu lista de prioridades”. Nos pasamos la vida intentando contentar a los demás, dentro de la definición que han creado otros de nosotras y “si aceptamos vivir dentro de esos límites, dejaremos de ser lo que realmente somos”. Segunda gran lección de alguien para quien la gestión del tiempo no debe ser cosa fácil como tampoco aceptar las críticas y comentarios ofensivos que se vierten contra ella con frecuencia en redes sociales y otros espacios públicos.

La vida tiene muchas etapas y la que vives ahora es solo una más en el camino. “Para mí por ejemplo -dice la Primera Dama- estos años han sido muy interesantes, pero todavía me queda mucho por vivir”. Tercera lección, por tanto, no perder nunca la esperanza. 

Prohibido conformarse, prohibido ser complaciente. Aun quedan muchas cosas por conseguir. “Algunas jóvenes no han sentido el dolor que sí sufrieron muchas de nuestras antecesoras. Piensan que ya somos iguales, que lo tenemos todo pero no es cierto. Si nos acomodamos, si dejamos de avanzar, si no aprendemos de nuestra historia, todo puede desmoronarse rápidamente”. 

Quinto, último y fundamental, un mensaje a los hombres. “No dejéis de intentar ser mejores. En todo. Mejores maridos, comprometeos con vuestro hogar, sed mejores padres, amad a vuestros hijos y ofreced un ejemplo sólido de lo que significa ser un buen hombre”.

Let everybody everywhere learn. Palabra de FLOTUS.

 

Y no te pierdas…

Comentarios