mujerHoy

Caperucita en Manhattan

El blog de Laura Ruiz de Galarreta

paloma-sanvalentin

Otro Wall Street es posible

Podremos o no estar de acuerdo, pero ésta es la valoración de la única española en Wall Street, Paloma San Valentín, directora de la agencia de calificación Moody’s para empresas de Estados Unidos y las Américas, y la defiende contra viento y marea: “Hay un Wall Street diferente a los viejos estereotipos”.

Para esta exitosa directiva, “los cargos de dirección son posiciones de servicio que no tienen relación con el género ni deben perseguir metas ni ambiciones personales, que implican una responsabilidad y se deberían entender como una oportunidad diaria para hacer mejor lo que se hizo el día anterior”. Claramente más cómoda desgranando los asuntos relativos al liderazgo financiero, la gestión de trayectorias profesionales en empresas multinacionales y las previsiones económicas de nuestro país tras el BREXIT y las pasadas elecciones generales, su conferencia tuvo efectivamente muy poco que ver con el género. Casi casi como si no fuera con ella, despachó todas las preguntas sobre el tema: brecha salarial, pensiones o machismo en el parqué.

Este primer diálogo entre mujeres influyentes Women InSights, organizado de manera conjunta por las revistas Inversión & Finanzas.com y Mujerhoy en colaboración con la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid, y que pretende dar voz a mujeres directivas de diferentes ámbitos ayudando en la medida de lo posible a dotarles de una mayor visibilidad, se centró en el papel de las mujeres en el competitivo mundo de las finanzas.

Por eso, como uno de los mayores exponentes de la trayectoria profesional femenina en el mundo financiero, la elegida para inaugurar el ciclo de debates fue Paloma San Valentín, responsable del equipo de doscientas personas que otorga las calificaciones crediticias a las empresas de todo Estados Unidos y Latinoamérica para Moody’s.

En su primera conferencia en España, Paloma San Valentín compartió sus experiencias como mujer y como directiva en Wall Street con un aforo que había colgado el cartel de completo hacía semanas y que congregó en el restaurante Tatel, en pleno eje financiero madrileño, a cerca de un centenar de ejecutivas, directivas del mundo bancario y financiero y socias de consultoras y de los despachos de abogados más importantes de nuestro país además del Secretario de Estado de Economía en funciones, Íñigo Fernández de Mesa, que clausuró la conferencia presumiendo de un departamento lleno de mujeres en los puestos más relevantes.

El coloquio comenzó con la pregunta de por qué hay pocas mujeres que ocupan cargos directivos en las empresas y más aún en el sector financiero y Paloma San Valentín defendió ante la sorpresa de muchas de las presentes que ella no considera que esto sea un problema de machismo sino que las empresas, “las primeras interesadas en encontrar soluciones a los problemas, sin importar que lo hagan hombres o mujeres”, deberían centrar sus esfuerzos en “la captura de talento y en conseguir que el mundo de las finanzas sea tan atractivo tanto para hombres como para mujeres, cuidando más a las mujeres”.

“Realmente solo puedo decir que yo no he experimentado nunca el machismo, no me ha frenado nunca en mi carrera el hecho de ser mujer”, afirmaba Paloma San Valentín en su intervención. Y, añadía, “la directora de finanzas y la directora de recursos humanos en Moody’s son mujeres, hay dos mujeres en el consejo, somos una empresa muy comprometida con la formación de líderes a través de nuestro grupo de trabajo “Women in Leadership Working Group” y los programas de apoyo a mujeres de alto potencial. Moody’s tiene catorce grupos de recursos para mujeres en todo el mundo, que apoyan oportunidades de liderazgo, mentoring y desarrollo a todos los niveles”.

También para asombro de la audiencia, que incluso rebatió la postura de la directora de Moody’s con cifras, Paloma San Valentín afirmó en relación a la brecha salarial que en su trayectoria profesional “no me he encontrado con estas diferencias”. Defendió la necesidad de ofrecer las mismas oportunidades para ambos sexos y que el punto de partida de la contratación sean “el talento y la profesionalidad”. Firme partidaria de la educación como base principal del éxito, aseguró que además se necesita “mucho compromiso, sentido de la responsabilidad, dedicación y algo de suerte”.

Polémicas aparte porque debo reconocer que si no hay un poco de discusión los debates me resultan muy aburridos, quizá lo que más me gustó de su intervención fue su insistencia en que desde el extranjero España se ve como un país que tiene importantes retos que afrontar pero que cuenta con “gran capacidad para abordar ese futuro incierto con responsabilidad”. “Los españoles no deberíamos ser tan pesimistas porque no hay motivos para complejos de inferioridad”, aseguraba. Y mira por dónde creo que esto sí, o también, tiene mucho que ver con el género y con el universo femenino. Mi moraleja: fuera complejos, fuera sentimientos de inferioridad que no solo no son ciertos sino que no nos llevan a ninguna parte. Desde luego, no a Wall Street. (Y por cierto, tampoco al Vaticano, donde recientemente, otra Paloma, Paloma García Ovejero, se ha convertido en la primera mujer Viceportavoz de la Santa Sede).
Y ahora sí, ¡feliz verano!

Otros posts que te pueden interesar…

|

Comentarios