mujerHoy

Caperucita en Manhattan

El blog de Laura Ruiz de Galarreta

padre-hijo_xoptimizadax

Los Reyes y los pajes

El 1 de enero de este año que acabamos de estrenar entró en vigor la primera de una serie de medidas que tratan de facilitar la conciliación a las familias españolas (sobre todo a las mujeres) e introducir un poco de sentido común a la locura horaria de nuestro país: la ampliación del permiso de paternidad de dos a cuatro semanas intransferibles y no obligatorias.

Nunca es del todo suficiente, pero por lo visto la idea del gobierno es que el próximo año los permisos lleguen a equipararse entre padres y madres. Desde luego, en comparación con aquellos dos días de permiso que la Ley de Igualdad gallega convirtió en una semana en 2004 y el ejecutivo de Zapatero en 13 días en 2007, cuatro semanas parecen una eternidad.

Esta ampliación del permiso para los padres es una propuesta que venía reclamándose desde hace ya tiempo, pero había sido siempre rechazada por su alto coste presupuestario para las arcas del Estado, más que nunca mermadas en los últimos años como bien nos recuerda el Ministro Montoro cada vez que tiene oportunidad. De hecho, supondrá un gasto de unos 235 millones de euros, entre 110 y 115 millones cada semana en 2017 con una previsión de 800 en 2018, 2019 y 2020.

La medida podría constituir, y así ha sido valorada prácticamente por todos, un enorme avance para el país, como también lo serían el resto de las propuestas que planteó el gobierno el pasado diciembre (que incluían un Pacto de Estado para salir de trabajar a las 18.00h. e incluso un posible cambio de huso horario) y que sonaron, quizá por la época en la que fueron presentadas, a fun fun navideño.

Por centrarnos en la que ya ha sido aprobada este enero, casi como un regalo de Reyes o como un primer gesto para empezar bien el año, bienvenido por supuesto el permiso de paternidad de cuatro semanas… que solo será eficaz si nos ponemos manos a la obra. Insisto en el nos y me explico. La iniciativa, que efectivamente es un hito, necesita de un importante grado de respaldo social para no quedarse solo en un símbolo y convertirse de verdad en una mejora para el desarrollo personal, familiar y progreso profesional de las españolas, que en estos temas no andan, andamos, sobradas de apoyo.

Más del 85% de los españoles trabajadores que han sido padres se han acogido al permiso de quince días en el último año, sin embargo, no llega al dos el porcentaje de hombres que han compartido con las madres de sus hijos las diez semanas de permiso que ellas pueden ceder (de las 16 semanas de baja maternal, solo las seis primeras son intransferibles por razones evidentes, el resto puede repartirse con el padre).

En resumidas cuentas, la medida ya está ahí, ahora los españoles debemos retratarnos, demostrando que nuestra sociedad asume cada día con mayor naturalidad que los niños no son únicamente una responsabilidad de las madres. Los Reyes se han portado, veremos qué pasa con los pajes.


También te interesa:

Comentarios