*

mujerHoy

Vamos contigo al teatro

El blog de Pilar Ortega

teatroo

“Andrea Chenier”, un drama amoroso en plena Revolución Francesa

Andrea Chénier (Estambul, 1762-París, 1794) fue un poeta de gran sensibilidad y maestría a quien la Historia le asignó un destino trágico y le impidió seguir con su carrera de éxito en las letras. Durante la Revolución Francesa, cuando sólo tenía 31 años, fue conducido a la guillotina, junto a una princesa de Mónaco, por orden de Robespierre, a quien el escritor había criticado duramente en sus artículos del “Journal de París”.

4881-0113

La pena fue que esta orden llegó sólo tres días antes de que el político francés fuera depuesto y llevado también a morir, lo que supuso el final del periodo del Terror. Pero así es la vida. Después, la figura de Andrea Chénier, más allá de su poesía, inspiró muchas obras teatrales, pinturas y poemas, tanto dentro como fuera de Francia, y la más destacada, seguramente, sea la ópera ‘Andrea Chénier‘, que Umberto Giordano estrenó, con libreto de Luigi Illica, en la Scala de Milán en 1896 y que ahora llega a Barcelona.

4881-0097

El Gran Teatre del Liceu representa esta ópera basada en una tórrida historia de amor, un triángulo pasional protagonizado por este poeta que denunció, con idéntica fuerza, tanto la monarquía absoluta de Luis XVI como la falta de humanidad y justicia en la época de Robespierre. Hay ira, tristeza y pasión en este drama histórico en cuatro actos que tantas emociones despierta.

teatro122

Esta ópera, con dirección musical de Pinchas Steinberg, ha supuesto, además, un acontecimiento internacional porque, en uno de los tres repartos, figura Jonas Kaufmann, uno de los tenores más deseados del mundo, en el papel protagonista, un rol que comparte con Jorge de León y Antonello Palombi. Los otros dos grandes personajes de esta historia pasional los interpretan la soprano estadounidense Sondra Radvanovsky (Maddalena) y el barítono malagueño Carlos Álvarez (Carlo Gérard).

teatro11

En medio de una magnífica puesta en escena que nos devuelve al París de la época, nos encontramos con el joven poeta Andrea Chénier y el sirviente Carlo, que comparten idéntica admiración por la bellísima aristócrata Maddalena, que pierde todo su rico patrimonio en los días de la Revolución Francesa. A partir de ahí, comienza una descripción detallada de ese momento histórico y, sobre todo, de las relaciones que se establecen entre los personajes.

Porque éstos dicen lo que piensan y sienten, sin autocensuras, y cuentan lo que ven, lo que ocurre en las calles, el clamor general, la hipocresía de su tiempo y el descontrol de una revolución política que acaba pisando y destruyendo a las personas.

4881-022

El montaje de “Andrea Chénier” es una fiesta para los ojos y el corazón. “Saltarán chispas sobre el escenario”, decía el tenor Jonas Kaufmann durante la presentación de esta ópera que nos zambulle en las desventuras de Andrea Chénier, en los mejores palacios de París y en las oscuras mazmorras del régimen.

Hay que decir que estamos ante una gran producción, con un reparto de lujo, en el que han intervenido nada menos que la Royal Opera House de Londres, el Centre for the Performing Arts de Beijing y la San Francisco Opera.

Barcelona. Gran Teatre del Liceu. Hasta el 28 de marzo.


Además:

‘Oh Cuba’: Lorca, poesía, flamenco y son
La valentía de Emilia Pardo Bazán
Teatros Luchana: orgullo femenino en escena

|

Comentarios