mujerHoy

Si yo hubiera estado allí

El blog de Espido Freire

Ofelia

Pequeño o grande

Poco a poco los humanos están descubriendo los misterios de la tierra: no son demasiado rápidos, los pobres, pero nosotros no tenemos ninguna prisa. Una vez es un avance científico, otras el descubrimiento de una especie que hasta entonces había vivido en paz, sin ser clasificada ni enumerada. A su ritmo. Alguna vez encontrarán la manera de hablar con los gatos, y gran parte de nuestra tranquilidad desaparecerá. No es que me inquiete demasiado que los humanos hablen conmigo. Ya lo hacen; pero al menos, hasta ahora no esperan que les responda.
Estos días mamá se encontraba muy entretenida con los estudios que indican que dos de las piedras del misterioso círculo de Stonehenge se encontraban allí, enterradas, antes de las otras. El resto las arrastraron con una tecnología que aún resulta misteriosa, piedras y rodillos y ríos, pero esas dos, las dos más antiguas, las que se orientan hacia el solsticio y el equinoccio, ya eran anteriores a todo lo que se conoce. Ella ha visitado esas rocas en varias ocasiones, ha girado alrededor, y ha observado a las ovejas que pacen en los prados ingleses cercanos, y a los gatos que toman el sol o se refugian del viento.
-Vosotras no tendréis nada que ver con todo eso, ¿verdad? Esto no será como lo de las pirámides, en esa época en la que erais diosas.
Mis hermanas adoptan un aire distraído, pero yo me temo que nos está saliendo mal. En algún momento hemos permitido que supiera demasiado. Ahora, cada vez que algo no le encaja en su mundo, algo demasiado grande, como esas piedras megalíticas, o algo muy pequeño, como una bacteria nueva, me mira y me dice.
– Ofelia, ¿estáis vosotras metidas en esto?

Por supuesto, no vamos a responderle. No hasta que aprenda a hablar con los gatos y descubra hasta qué punto… Pero en fin, creo que ya he hablado demasiado. Voy a darme una vuelta telepática por el resto de las galaxias, para ver si todo sigue controlado, si todo está en paz.

gatos


Además…

Idiomas dispares

Nervios de acero

Desde lo alto

 

|

Comentarios