*

mujerHoy

Si yo hubiera estado allí

El blog de Espido Freire

Rusia

Libre

A los humanos se les llena la boca con grandes frases que ni siquiera comprenden: dicen La vida está para vivirla. Qué va. La vida está para muchas más cosas. Para arruinársela, por ejemplo, algo en lo que parecen expertos. Para perderla, otra de sus especialidades. O para servirnos, cosa en la que se dan menos maña. O El perro es el mejor amigo del hombre. ¡Ja! Si supieran, pobres homínidos, lo que los…

No me lo puedo creer. ¡Si había acabado con todas las pelusas! ¡Muere, maldita!

No ha sido una buena idea. Ahora me va a saber la boca a pelusa el resto del día.

Eso, que si supieran lo que lo perros piensan de ellos, lo que piensan realmente, no lo que ellos interpretan tras esa mirada noble y franca, y esos meneos de cola entusiastas… Las iguanas sí son de fiar, hombre. Tienen palabra, sangre fría, les importa todo un pimiento. A mí, en temas de lealtad, que me den una iguana.

Voy a beber algo, a ver si me quito este regustillo a polvo…

O la libertad. Yo quiero ser libre, dicen constantemente. Mamá lo repite mucho al final de cada trimestre, combinada, por lo general, con yo no quiero ser autónoma, lo cual no deja de ser una contradicción pero en fin, hace mucho que dejé de tomarme en serio las intrincadas declaraciones de mi madre. Yo le tengo cariño, qué remedio, son muchos años a mi servicio, pero a veces no hay quien la entienda.

Libres, dicen. ¡Libres! ¡Pero si solo tienen una vida, esa misma que arruinan, desperdician, entregan! ¿Quién puede ser libre sin capacidad de elegir? ¿O de rectificar? ¿O de tirarse al sol, cada mañana, hasta que les vuelva a entrar sueño, y luego levantarse y dirigirse al comedero y picotear algo, y luego corretear detrás de algo invisible, y luego dormir de nuevo, y luego mangonear a alguien y luego pedir mimos? Algunos humanos, cada vez menos, cuando son muy pequeños, gozan de esa libertad. Luego aprenden a hablar, pierden la telepatía con nosotros y ya se arruinó todo. Yo se lo diría, si yo hubiera estado allí, no habléis, no crezcáis, os están timando. Pero no, creen que ser libres significa conseguir más poder, y adiós siestas al sol, adiós pereza, adiós chuparse concienzudamente el pie.

Libres dicen. Pobrecillos. Voy a tumbarme un rato en mitad de la habitación, solo para ver cómo me rodean. A ver quién entiende aquí de libertad.

Galería Rusia


Además…

Vida gata

No bailan

Idiomas dispares

|

Comentarios