*

mujerHoy

Sí nos da la vida

El blog de Lea Vélez

.GAME,TOURNAMENT,PLAY,PLAYING,PLAYS,PLAYED,PILOT,MAIL,CHILDHOOD,BOY,LAD,MALE YOUNGSTER,CHILD,CHILDREN,KIDS,GUY,HUMANS,HUMAN BEINGS,PEOPLE,FOLK,PERSONS,HUMAN,HUMAN BEING,LAUGH,LAUGHS,LAUGHING,TWIT,GIGGLE,SMILE,SMILING,LAUGHTER,LAUGHINGLY,SMILINGLY,SMILES,TRAVEL,GAME,TOURNAMENT,PLAY,PLAYING,PLAYS,PLAYED,FLIGHT,TOURISM,MALE,MASCULINE,FACE,HAT,PORTRAIT,PERSON,VINTAGE,FANTASY,LOOK,GLANCING,SEE,VIEW,LOOKING,PEEKING,LOOKING AT,UNIFORM,SPECTACLES,GLASSES,EYEGLASSES,IMAGINATION,TRIP,PILOT,AVIATION,HELMET,JACKET,MAIL,CREW,RETRO,FIGHTER,DREAMING,KID,CHILDHOOD,GOGGLES,CLOUDS,DELIGHTED,UNAMBITIOUS,ENTHUSIASTIC,MERRY,RADIANT WITH JOY,JOYFUL,GLAD,CAREFREE,HAPPY,CHEERFULLY,CHEERFUL,GLADDER,AIR,BOY,LAD,MALE YOUNGSTER,YOUNG,YOUNGER,FIRMAMENT,SKY,ENTHUSIASM,AMUSEMENT,ENJOYMENT,JOY,GAG,JOKE,PLEASURE,FUN,GLADNESS,DELIGHT,CHILD,JOURNEY,CHILDREN,KIDS,FLY,FLIES,FLYS,FLYING,AVIATOR,CLASIC,CLASSIC,STYLE,FLIER,AIRMAN

Mis errores y aciertos con las altas capacidades

Recibo muchos mensajes de padres preocupados por sus hijos que sospechan que tienen Altas Capacidades y no saben por dónde empezar. Me preguntan qué hacer, qué camino seguir primero. Contesto siempre, porque yo recuerdo lo que sufría al ver a esos niños fascinados por la electricidad y la gravedad, las palabras largas y el canto de los pájaros, obligados a rellenar cuadernos Rubio cuando lo que ansiaban era saberlo todo sobre las estrellas. Bien, como me preguntan mucho pero no soy persona de dar consejos, solo voy a explicar lo que hice yo bien y lo que hice mal, ya que puede dar pistas a alguien y también, puede ayudar a que profesores y pedagogos reconozcan actitudes y frustraciones.

Lo que hice mal

-Confundir a los superdotados que vemos en las películas con los niños de Altas Capacidades. Son cosas muy distintas. Tenía un cliché en la cabeza y pensaba que si un niño no toca el violín él solito o lee libros de adultos a los cinco años o se pone ante una pizarra a llenarla de ecuaciones, no es superdotado.

-Creer que los profesores de infantil o primaria, por ser profesionales de la educación, sabrían reconocer a qué se debía la desmotivación de los niños en el aula y cuál era su problema o su necesidad especial. En general, los profesores están poco preparados y su desconocimiento es tan grande como lo era el mío. En mi caso, el razonamiento que nos llevó a la frustración más grande fue: “el niño no aprende, se distrae, se rebela en clase… Luego tiene un problema en casa”. Yo sentía que el problema no era aburrimiento, sino necesidad de aprender contenidos más allá, mucho más allá, de los que le trataban de enseñar. Sentía dentro de mí cuál era el problema, pero las profesoras me despistaban dándome rotundas explicaciones que nada tenían que ver con las altas capacidades y tardé en actuar correctamente.

-Yo creí que la psicopedagoga del colegio sabría reconocer a un niño de Altas Capacidades al yo explicarle su interés por la ciencia, por las matemáticas, por la química, y actuaría en consecuencia, con diligencia, pasando los tests oportunos. No fue así. Recibí incredulidad total ante la idea de que un niño tan pequeño quisiera saber sobre Venus o sobre los agujeros negros. Esto me llevó a la frustración y al dolor por no poder ayudar a mi hijo. El resultado fueron lágrimas y lucha encarnizada.

-Pensé que los directores de los colegios se saben la legislación y comprenden qué se debe hacer por el bien de un niño en cuanto a flexibilizaciones y adaptaciones. En mi caso, no fue así y tuve que acudir personalmente a la ley para informarme y tratar de obligar al centro a cumplir con sus obligaciones.

-Llegados a este punto, había entrado en conflicto con los profesores, al descubrir que no saben -hablo en general, porque sólo hay excepciones rarísimas- que un niño que no está motivado y no quiere hacer nunca nada en clase y tira el lápiz lo más lejos posible, es susceptible de ser superdotado y no “vago” o “maleducado”. Con 4 años, la mala educación es su forma de decir: “sáquenme de aquí”.

-Pensar que cualquier colegio con buenas instalaciones es más o menos parecido a cualquier otro colegio, y escogerlo por cercanía, comodidad y presupuesto, sin tener ni idea de qué sistema educativo le va mejor a los niños de Altas Capacidades.

-Dejar que a mis hijos les pasaran los tests en el colegio, a pesar de que el colegio ya había demostrado escasa competencia en el tema. Lo hice porque un psicólogo privado cuesta muy caro y pensé que si encima pagaba al colegio por tener gabinete psicopedagógico, pues que lo hicieran ellos. Total, yo estaba segura de que mi hijo pasaría los tests, ya que sé que son una cuestión objetiva. Esto fue un error enorme, pues no conté con que la misma psicopedagoga que había demostrado su incompetencia sería quien interpretaría los números a la hora de escribir el informe. Ella aseguraba que el niño “si bien muestra buenas puntuaciones y un CI de 150 en lenguaje… no muestra en ningún momento el comportamiento y la memoria que se corresponde con un niño de Altas Capacidades…”. Es decir, aunque los tests y los resultados matemáticos del mismo, decían que sí tenía Altas Capacidades, el informe redactado por ella, lleno de frases sesgadas y subjetivas, interpretaba los datos de forma que pareciese que el niño no tenía una inteligencia fuera de lo común. Ese informe quedó ya para siempre en el expediente escolar y más de un profesor se ha agarrado a él para no hacerle adaptaciones al niño.

 

Lo que hice bien

Cambiarlos de colegio a mitad de curso a un lugar donde su creatividad fuera valorada, donde los contenidos priman sobre las rutinas funcionariales, donde el método de enseñanza, aunque tenga fallos enormes, atrae a otros padres similares con hijos similares. Así, los niños han encontrado compañeros con intereses parecidos y esto ha sido lo primordial.

Entender que profesores y pedagogos son tremendamente vengativos si te enfrentas con ellos y lo pagan con el niño. No antagonizar. Lo primordial es el niño, aunque a algunos profesores sientas que debes decirles lo que piensas de sus métodos.

-Entender que mis hijos tenían necesidades especiales en el aula que nadie más que una madre (o padre) sabe cubrir. Un profesor que no sea, él mismo, de AACC, o tenga formación específica o costumbre de tratar con chavales AACC, no va a poder motivarlos. Por tanto, me convertí en la extraescolar de mis hijos.

Apuntarnos a una asociación de Altas Capacidades para que los niños fueran a los cursos de enriquecimiento. Michael fue a un curso de física con 4 años y este fue el principio del fin del odio que le había cogido al lápiz y al papel. Su mala letra escolar es una caligrafía perfecta, cuando toma apuntes de inteligencia artificial en su clase de astrorrobótica.

-Visitar a profesores y profesoras regularmente y ser colaboradora con ellos, proponiendo yo las soluciones, como cuadros de recompensas por terminar el trabajo del aula, (las aburridas sumas, las aburridas restas, las aburridas frases) que se traducen en juguetes de lego o cualquier cosa que los niños deseen con pasión. Los niños de altas capacidades piensan igual que los adultos y ningún adulto va gratis a trabajar.

-Es decir, en vez de pagar un profesor particular porque les motive, cosa que no sirve, les pago yo a los hijos un sueldo en puntos, cupones y sellos, que se traduce en euros para que compren sus propios juegos de ordenador o juguetes. No he encontrado aún mejor motivador. Gracias a eso, han adquirido rutinas de trabajo, práctica para combatir el aburrimiento y completar los exámenes y todos aquellos ejercicios que antes quedaban en blanco. 

-Si un niño cae en la desidia puede llenarse de lagunas importantes que le suponen un lastre continuo para llegar a donde llegan los demás. Esto hay que tenerlo presente. Son carne de fracaso escolar.

Esforzarme por ver el punto de vista del profesorado, por apreciar sus esfuerzos, por motivar y aplaudir sus iniciativas, aunque queden al final en agua de borrajas. Muchas de mis iniciativas quedaron también en agua de borrajas. Son niños que no hay manera de motivar, a veces, pues siempre les interesan cosas que van más allá de lo que suele tratarse en clase. Al menos, los míos.

-Entender que yo sé más de AACC que todos sus profesores, por pura práctica. Yo llevo diez años luchando con el tema y ellos solo unos meses. Por eso, a principio de curso les informo de la situación para que estemos ojo avizor, les explico que les voy a ayudar si hay problemas. Necesito que los profesores tengan seguridad y confianza en mí, para que quieran ponerse en mis manos. Ellos son los profesionales de la educación, pero yo soy la profesional de las Altas Capacidades. Les calma saber que soy la solución, no el problema y que no tienen ellos que inventar un sistema para algo que no conocen.

Compartir en artículos como este y en las redes mis éxitos y fracasos, mi lucha y mis alegrías, para no volverme loca y también, por pura humanidad, porque ahí fuera hay muchas madres que aún no saben qué demonios les pasa a sus hijos y a mí me duelen todos los niños que sufren en la escuela.


Además…

Escuela de valores
Mis hijos son mis iguales
Mi hijo es el emoticono de la derecha

|

Comentarios