mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

El día de mi coronación... Ni sabía lo que me esperaba

Sin bragas y en directo 😱

Esta semana me encuentro inmersa en un nuevo proyecto televisivo, del que espero poder hablaros muy pronto. Y, hablando del tema con mis amigas, recordamos mi primera aparición oficial en un programa de televisión, que tuvo lugar al poco de ser coronada Miss España. Fue una Inesada total, la INESADA con mayúsculas, y que se puede resumir fácilmente en este titular: ‘Sin bragas y en directo 😱’, tal cual.

Ya había hecho algunos pinitos como anónima en desfiles y programas del País Vasco, pero como una más, sin nombre ni apellido ni cartelito en la pantalla para identificar quién eres cuando apareces en escena. Lo de llevar una banda y una corona lo cambiaba todo, aunque por lo visto mi esencia para sufrir desventuras no hay nada ni nadie que lo cambie…

Todo ocurrió en unos días muy convulsos, en los que aún me encontraba digiriendo el shock inicial tras ganar el certamen y en los que me pasaba las noches en vela sin parar de parlotear sobre el tema con Elsa, por entonces Miss Valladolid y mi compañera de habitación durante todo el certamen, actualmente una de mis mejores amigas. Nos despedimos al estilo Gran Hermano (aún a años luz de su primera emisión), entre lágrimas y mil abrazos como si no fuéramos a vernos más, y simplemente yo iniciaba la ‘gira’ de mi reinado, poniéndome en manos de la organización de Miss España y en su apretada y rigurosa agenda.

El primer acto de representación fue una rueda de prensa muy dura, ya que hay algunos periodistas a los que les encanta sacar los colores a las participantes de concursos de belleza y conseguir momentos hilarantes. Creo que todos aquí estamos recordando el hit “Confucio fue uno de los que inventó la confusión” 😂 En mi caso me bombardearon más con temas políticos, pero a pesar de mis 20 añitos yo ya tenía muy claros algunos conceptos y mis creencias, fue duro pero sobreviví sin llegar a ser trending topic en Youtube 😉

Inmediatamente después me subieron en una avioneta, y curiosamente mis maletas subieron a otra, dato a tener en cuenta y que no auguraba nada bueno… Yo por aquel entonces tenía un fondo de armario que se limitaba a vaqueros y camisetas, así que llevaba un correcto little black dress que me había agenciado para los actos del certamen. Por tanto de negro impoluto llegué a los estudios de Telecinco, cadena por entonces vinculada a los certámenes de Miss España y en la que tendría lugar mi primera aparición estelar.
¡Que tiempo tan feliz!

Se trataba de una entrevista en directo en De domingo a domingo con Belinda Washington y Patxi Alonso, con banda y corona por supuesto. Llegué a maquillaje con el tiempo pegado, allí todo eran nervios por el directo aunque yo, que aún andaba en mi nube, me lo tomaba todo con mucha calma. Cuando quise darme cuenta ya estaba colocada en la entrada al plató esperando la señal de regidor para entrar. En aquel momento, a escasos segundos de entrar, llegó una estilista, me miró y me crucificó: “Así no, ¡es muy oscuro!”.

En un visto y no visto me enfundaron un minivestido amarillo con una margarita gigante, pero me puso al trasluz y gritó: “¡Se le trasparenta la ropa interior!”. Así que ni corta ni perezosa sacó unas tijeras por arte de magia, me bajó las medias y le dio un tajo al tanga o braga, ya no me acuerdo ni de lo que llevaba en aquel momento. Me subió de nuevo las medias, haciéndoles un buen boquete a una altura muy pornográfica, me pegó un empujón y con un tropezón aparecí en el plató, delante de toda España con mi corona, mi banda y sin ropa interior.
En mis tiempos mozos
Salvé la entrevista como pude, ya que mi único pensamiento era cruzar las piernas estratégicamente para que no se viera nada y que aquello pasara lo mas rápido posible. Fueron los minutos más largos de mi vida, no sabría decir si pasaron 10, 20 o toda una hora. El caso es que conseguí salir de allí sin enseñar mis encantos al mundo y sin dejar momentazos que fueran carne de cañón para los futuros especiales de misses en Youtube. Me volví a poner mi discreto vestido negro y me llevaron al aeropuerto, todavía sin ropa interior porque mis maletas iban en otra avioneta que decidió darse un garbeo nacional y dejarme sin equipaje ese día. Pero al menos cuando llegué a Bilbao respiré feliz ante la legión de familia y amigos que me esperaba en el aeropuerto para darme la bienvenida. Ahora entenderéis por qué no me agachaba para besaros y abrazaros ¿no? 😉
En ABC, ¡toda una Miss!

…Y vuestra bloguista preferida tiene más post 😉

– Nuestro pequeño ‘Cuerpo de Élite’ de la belleza

– Nuestra pauta healthy para el día a día

– Por fin llegó la vuelta al cole

Comentarios