mujerHoy

Patry Fit Style

El blog de Patricia Montero

Buceo en Seychelles

Hemos descubierto que Seychelles es un paraíso por fuera y también por dentro. Nos alojamos en la isla de Mahe, la mayor de las tres principles islas de Seychelles, en la zona norte, que es donde están las mejores zonas para bucear, concretamente en la famosa playa de Beau Vallon, a escasos metros del que ha sido nuestro centro de buceo: Blue Sea Divers, un centro 100% recomendable por su personal cercano, profesional y muy amable.

La idea inicial era bucear por separado, y así cuidar de Lis uno de nosotros mientras el otro buceaba, pero Manuela, una española instalada en la isla y encargada del centro de buceo, hizo que eso cambiara, ofreciéndonos la posibilidad de dejar a Lis con ellos mientras buceábamos juntos. Su hija estaba jugando con Lis, el ambiente era tranquilo y los demás del centro de buceo eran adorables con ella, así que tras pensarlo un rato, decidimos aceptar y dejar que cuidaran de la enana mientras buceábamos juntos.

En el fondo subacuático de Seychelles puedes llegar a encontrar gran variedad de especies, aunque pensábamos encontrar mucho más colorido del que vimos. El cambio climático, el fenómeno ‘El niño’ del 1998 y el tsunami del Océano Índico de 2004 arrasaron el 97% de los corales de las islas Seychelles y desaparecieron una gran parte de peces de arrecife. Una lástima no haber podido disfrutar de lo que pudo ser en su mejor momento.

Neopreno Bonh Bcn

Neopreno de Bonh Bcn

Aún así, he vivido mis primeras inmersiones en paisajes fuera de España y he disfrutado como una niña. ¡He visto tortugas, rayas y langostas enormes, peces de todo tipo, pulpos y hasta tiburones! Si, tiburones, una de las cosas por las que bucear me daba pánico es por eso, por el miedo a encontrarme con tiburones. Pues bien, más o menos, he superado mi miedo. He buceado a solo 2 metros de tiburones no más grandes de 50cm, para mi suficiente para empezar 😀😀

Subiendo en una de las inmersiones sí pude ver uno de unos 2 metros a una distancia de 15m., y ya con eso me vale, jaja, porque me pareció enorme a esa distancia, así que no me quiero imaginar de cerca…

Lo maravilloso ha sido que sí los hemos tenido muy cerca. En otra de las inmersiones, uno de nuestros compañeros empezó a hacer ruidos de alarma, chocando un objeto metálico contra su botella, porque dos tiburones de 1,5m se estaban acercando a nosotros por detrás, curiosos por ver cómo alumbrábamos con una linterna una cueva. ¡Menos mal que no los vi! 😀😀

El buceo se disfruta muchísimo en aguas tan cálidas. El agua estaba a 29°C, un auténtico lujo. Hubo bastantes días de lluvia, que no fueron un problema porque debajo del mar no te enteras de que llueve.

Ha sido una experiencia súper bonita poder disfrutar de algo que se ha convertido en una de mis pasiones ¡y compartirlo junto a Álex ya ha sido la pera! Lis ha estado como en casa y se ha convertido en la mascota del centro de buceo. GRACIAS a todos por cuidar de la pequeña con tanto cariño y ser unos canguros excepcionales. Esperamos volver pronto, porque aún nos queda mucho por descubrir. ¡Nos vemos bajo el agua!

Y, a vosotros, que tengáis una increíble semana de vacaciones de Semana Santa para los que hayáis podido coger unos días. Nos vemos el miércoles en El Hormiguero, con mi sección ‘La Última Superviviente’. En esta ocasión, os enseñaré cómo hacer algunas acrobacias recordando mi época como gimnasta. ¡No os lo perdáis! Nos vemos en el próximo post.

Mil besos,
Patry

|

Comentarios