*

mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

Meghan-Markle-plastic-surgery-832933

Meghan, ¡libera tus rizos!

Un manifiesto público a favor de que Meghan Markle no quiera lucir sólo sus pecas, ¡sino también sus rizos!

phjmd9x1ws2qbwe

Dicen que cuando Meghan Markle estaba en la sesión de fotos que se hizo para la portada de Vanity Fair americano dijo, “¡Qué bien que el fotógrafo sea Peter Lindbergh! ¡Sé que así podré verme las pecas!”. Y es que la futura mujer del príncipe Harry de Inglaterra tiene multitud de pequeñas pecas que – efectivamente – se veían perfectamente en esas imágenes.

2017

Claro que no siempre es el caso: en la más reciente portada de la edición francesa de Elle, la actriz reaparece – sin una sola peca. Cero. Nada. Guapa a rabiar, como es ella, pero con la tez totalmente unificada. Vamos, que pecas, lo que se dice pecas… pues como que ni están ni se las espera.

DP3h4ciXUAAdrEE

Y parece que no es un caso inhabitual: sus pecas son las primeras víctimas del Photoshop cuando de Meghan se trata. En alguna ocasión, ha comentado que no le gusta que en las fotos tiendan siempre a borrarlas y a cambiarle el tono de piel. En una entrevista para la revista americana Allure contó: “Para todas las pecosas del mundo, voy a compartir algo que mi padre me contó de niña: “una cara sin pecas es como una noche sin estrellas”.Y estamos con ella: ¡pedimos libertad – y protagonismo – para las pecas!

20177

Pero me van a permitir que vaya un poco más allá. Desde aquí voy a elevar una petición informal a Meghan: ¡Libera tus rizos! (sí, de acuerdo, ya sé que no lo verá, pero por si acaso…).Fotos de la futura Duquesa de niña y de adolescente revelan que su pelo natural es bastante más rizado que la siempre perfecta – y lisa – melena con movimiento que luce. Un cabello que tiene todo el aspecto de tener algún tipo de tratamiento suave de control del rizo, y que además es ¡precioso!, pero que no es óbice para que quizás, a lo mejor, o por casualidad… nos gustara verla de vez en cuando con sus bucles, ondas y caracolillos. Y es que mientras su futura cuñada, la Duquesa de Cambridge, se nota que invierte un dineral en tiempo y en libras en ondularse y mover a gusto y con ricito las puntas, tiene toda la pinta de que Meghan le dedica también una parte no pequeña de su presupuesto a alisar, pulir y reducir el rizo. Y, la verdad, sería refrescante verla disfrutar de su pelo natural. Anda, vamos, Meghan… ¿te animas…?

 


Además…

Secretos (confesables) sobre la máscara de pestañas – y un par de truquitos para sacarle partido
Oda a la guarrería
Los jabones que cuidan de tu piel
Pintora(s) de brocha fina: un repaso a los pinceles de maquillaje

 

|

Comentarios