*

mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

shutterstock_349372454

Los secretos del labial mate

Descubre cómo dominar la textura más elegante para los labios, pero algo complicada de usar…

No es de extrañar que los labiales en texturas mates arrasen. Y que lo hagan a lo grande. Resultan elegantes, están de moda y le dan un toque especial a cualquier maquillaje. Pero… sí, lo confesamos: son más difíciles de usar que los gloss o que incluso los satinados. Requieren cierta pericia y truquitos como estos…

1. El delineador ayuda. Mucho. Mucho.

El mate pide perfección, para que nos vamos a engañar… Y para ello, nada como el delineador. Que, por cierto, se puede usar tanto antes de aplicar el labial como después. O, si es realmente nude o del color de la barra de labios, tanto antes – para delimitar – como después, para corregir. Y si usamos pincel de labios, alcanzamos la perfección absoluta.

2. El tamaño sí importa

Para que lo vamos a negar: el mate hace que la boca parezca más pequeña. Algo que no es problema para Macarena García – es un poner… – pero que se debe tener en cuenta si el modelo de boca es más bien tipo Meryl Streep.

3. La fórmula también importa – y también mucho

No todos los mates son iguales: es mejor apostar por fórmulas que contengan también activos hidratantes – vitamina E, manteca de karité o ácido hialurónico – para que no se cuarteen. Porque un mate malo es muy malo: se cuartea, seca los labios y no favorece. ¡Ea, dicho queda!

4. Pocas pasadas

A la hora de extender el labial, es mejor ir poco a poco: el mate bien aplicado ha de resultar aterciopelado, pero si repite aplicación tras aplicación puede quedar excesivo y absorber la luz cual materia negra del espacio.

5. Equilibrio perfecto

Si se lleva un rojo o un berry mate, no hay nada tan bonito como unos ojos apenas marcados. Una sombra muy clara y luminosa en los párpados para unificar, apenas un poco de liner y mucha, mucha, mucha máscara de pestañas. A su vez, un nude mate es el complemento perfecto a un smoky eye.

mejores-labiales

6. Labio preparado vale por dos. O por tres

El mate resalta mucho la boca. Su lado más bonito – y el menos digno de selfie. Por eso, para que los labios se vean impecables, nada como echarles una mano abusando del bálsamo las horas anteriores a su uso: evitaremos pellejitos y, sobre todo, estarán más hinchados y gorditos, ¡lo cual siempre apetece! (Debe ser, con el pelo, la única zona del cuerpo que nos gusta bien hermosa…)

7. Se permite hacer trampa. (pero sólo un poco…)

Si crees que el mate total no es lo tuyo, proponemos un truco… Primero, aplica el labial mate. Y luego aplica sólo en el centro del labio un toque de bálsamo: le da ese puntito satinado que tanto apetece.


Además…

6 ideas para cuidar el contorno de los ojos
Buttery Blonde, el rubio más de moda
Todos los secretos del rizo más buscado

 

|

Comentarios