*

mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

vladislav-muslakov-261627-unsplash

Dormir, el mejor tratamiento antiedad (gratis) que existe

¿Quieres tener una piel más bonita, mantener los signos de la edad a raya y tener menos ojeras? Apaga el móvil. Apaga la tele. Apaga la Tablet. Y vete a la cama. Cuanto antes. Porque dormir es lo mejor que puedes hacer por tu piel. Eso, sin hablar del resto de beneficios que tiene para todo el organismo. Descubre las razones por las que descansar bien es el regalo más valioso que te puedes hacer.

El sueño es el tiempo en que el organismo se regenera. A menos horas de sueño, menor regeneración y más daños se quedan sin reparar. Los adultos generamos hormona del crecimiento durante el sueño y entre sus funciones está generar colágeno y, con ello, mantener la firmeza cutánea.

Conocemos la melatonina por su importancia a la hora de proporcionar un descanso profundo, pero… ¿sabías que esa hormona es además un poderoso antioxidante? No sólo nos ayuda a conseguir un sueño profundo: la melatonina se enfrenta a los radicales libres producidos durante el día.

¡Más hormonas para animarnos a descansar! La falta de sueño aumenta la producción de cortisol, la hormona del estrés, que produce inflamación celular y, con ello, envejecimiento.

• No contamos nada nuevo si decimos que la falta de sueño produce o acentúa ojeras. ¿La razón? Cuando no descansamos, los capilares se expanden y son más visibles bajo los ojos, creando esos (poco favorecedores) círculos oscuros.

• A menos sueño, más kilos. Durante el descanso se regulan los niveles de leptina y grelina, dos hormonas relacionadas con el apetito. Cuando no dormimos lo suficiente, tenemos más hambre – y encima, para acabar de rematar la faena, nos cuesta más sentirnos saciados.

• Más consecuencias (nefastas) de la falta de sueño sobre la silueta: durante el sueño, el organismo aprovecha para drenar. Por eso, si dormimos poco estamos más hinchadas y es más notoria la retención de líquidos.

• Sabemos que las células cutáneas viven un proceso de renovación constante: las viejas dejan paso a las nuevas. Dado que este proceso se produce durante el sueño, es fácil entender que, a poco descanso, ¡poca renovación celular!

|

Comentarios