*

mujerHoy

Adictas al amor

El blog de Personal Lover

parejas-goya

Amores y desamores en los Premios Goya

Se llama “seis grados de separación” a esa teoría que intenta demostrar que una persona puede estar conectada a cualquier otra del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios. O lo que viene siendo “el mundo es un pañuelo”.

Pero viendo la gala de los Goya –en buena, cinéfila y cotilla compañía–, creo que en el cine español esta hipótesis podría simplificarse considerablemente. Es decir, que con “un grado de separación” va que chuta. Casi todos los que vemos posar en la alfombra roja –y los que pasan por detrás– han sido compañeros de trabajo en algún momento de sus vidas. Y si nos ceñimos al contenido de este blog, los amores de una noche, ligues, affairs, noviazgos, parejas, matrimonios y todas las variantes posibles de relaciones sentimentales que han mantenido entre ellos darían para escribir a varias generaciones de blogueros de mi especie.

parejas-goyaa

No seré yo la que les acuse de promiscuidad, y mucho menos la que les critique –“solo se vive una vez”, como cantaba Azúcar Moreno–, pero no hay que ser un devorador de prensa rosa para saber que las trayectorias erótico-festivas de nuestros actores, directores, guionistas, cámaras, productores y un largo etcétera, se cruzan y entrecruzan como en un culebrón venezolano. ¡Y eso que solo sabemos la mitad de la mitad!, que diría mi madre.

peinados

Me imagino, días previos a la gala, a más de un representante llamando a la Academia de Cine para saber si “fulanito” está invitado porque “fulanita” entrega un premio y no le gustaría encontrárselo. O a “menganita” contemplando desde el patio de butacas cómo su ex agradece emocionado el premio a su actual pareja mientras ella se “comió” todos sus años de meritorio. Yo soy de mente calenturienta pero, ya que hablamos de cine, no olviden que la realidad siempre supera a la ficción.

looks-premios

La vida del resto de los mortales no suele ser tan excitante, pero quien más quien menos se ha complicado alguna vez la vida saliendo con un colega de su ex, ligando con dos compañeros de la oficina o, como una de mis mejores amigas, cambiando a su marido  por su cuñado. Y ha sobrevivido para contarlo…


Además…

Amores y desamores en los Premios Goya
El (bendito) novio del instituto
¿Compañero de trabajo y pareja? No, gracias

 

|

Comentarios