*

mujerHoy

Adictas al amor

El blog de Personal Lover

jennifer-justin

Parecían tan felices… Parte 2

Y seguro que habrá una tercera y una cuarta… Como en la peor versión de una saga made in Hollywood. Porque lo de Jennifer Aniston y Justin Theroux tiene todas las papeletas para convertirse en el divorcio del año, con permiso de Paula Echevarría, Arantxa Sánchez Vicario y sus inminentes ex. Y es que al glamour que derrochan los actores se ha sumado el nombre de Brad Pitt, que planea sobre la pareja como una mosca cojonera –¡con perdón!– en plena canícula de agosto. Y para qué quieres más…

Cuando hicieron pública su ruptura, los expertos norteamericanos en esto del cuore –que también los hay– apuntaron como detonante a la incompatibilidad de Jennifer y Justin en materia de vivienda. Me explico: el problema no estaba en quién pagaba la hipoteca o la escasez de metros cuadrados, ¡faltaría más!, sino en que Aniston adora Los Ángeles y no soporta Nueva York y Justin todo lo contrario. Así que los 4.000 kilómetros que separan ambas ciudades ha alejado al matrimonio más de lo recomendable; ya se sabe que las distancias las carga el diablo.

Pero los últimos acontecimientos han dado al traste con esta hipótesis y ahora se dice que Theroux habría descubierto que Aniston guardaba como incunables unos post-it antiguos de Brad en los que éste le decía cosas como “ya te echo de menos” o “estabas preciosa anoche” y los celos le habrían devorado. Y si tenemos en cuenta que el ex de Angelina está de vuelta en el mercado ya hablamos de amenaza nuclear…

Este triángulo sentimental ha sido el tema central de la comida de amigas de la universidad que hemos celebrado este fin de semana. Algo así como una cumbre del G8 pero regada con mucho vino. “Pobre Jen, ha tenido la mala suerte de ser abandonada por el amor de su vida y no ha conseguido superarlo. Os lo digo por experiencia, cuando te ocurre una cosa así son muy pocos los que logran pasar página. Sí, aparentemente, rehaces tu maltrecha existencia y te enamoras de otros, incluso te casas y tienes hijos, pero el fantasma del pasado te persigue”, cuenta solemnemente María, que se divorció a la fuerza hace un lustro y, desde entonces, navega sin rumbo por bares y “tinders”. “¿Os acordáis de Jota? –pregunta retóricamente Isabel–.

fotos-jennifer

Pues me consta que nunca me ha olvidado. Cuando me lo encuentro me mira con la misma cara de arrobo que me ponía cuando éramos novios y, después, me bombardea a mensajes durante unos días. Y el pobre no gana para divorcios, creo que ya va por el tercero…”. Yo prefiero callarme pero sueño repetidamente con un ex al que sigo la pista en las redes sociales cual perro sabueso. Creo no haber sido víctima de un hechizo amoroso pero quien no padezca un poquito el síndrome Aniston que tire la primera piedra…


Además…

Parecían tan felices…
Cuando el amor está en la oficina
Las celebrities también hacen ghosting

|

Comentarios