mujerHoy

Tú y el sexo

El blog de Valérie Tasso

.LADY,HOLIDAY,VACATION,HOLIDAYS,VACATIONS,SUMMER,SUMMERLY,SEXY,WET,BIKINI,SWIMSUIT,BATHING SUIT,WOMAN,HUMANS,HUMAN BEINGS,PEOPLE,FOLK,PERSONS,HUMAN,HUMAN BEING,WOMEN,BEAUTIFUL,BEAUTEOUSLY,NICE,HEALTH,SPORT,SPORTS,ISOLATED,LIFESTYLE,MODEL,DESIGN,PROJECT,CONCEPT,PLAN,DRAFT,LADY,FEMALE,HOLIDAY,VACATION,HOLIDAYS,VACATIONS,FLOWER,PLANT,SKIN,PERSON,BEACH,SEASIDE,THE BEACH,SEASHORE,SUMMER,SUMMERLY,SPORTY,ATHLETIC,WIRY,PITHY,HEAVYSET,TIGHT,SPORTING,SEXY,STUDIO,ADULT,DIET,BIKINI,SHAPE,BELLY,TUMMY,UNDERCLOTHING,UNDERWEAR,PIECE,SECTION,SEGMENT,PART,AREA,ADULTS,FIT,FITTING,FACILITATE,EASE,RESTING,RELAX,RECOVER,RELAXING,RECOVERING,LOCKING,WAIST,SHAPING,FORMATION,FIGURE,SLIM,TAN,PANTIES,KNICKERS,SPA,MINERAL SPRING,MEDICINAL SPRING,YOUNG,YOUNGER,PHOTO MODEL,ARID,SLIGTH,LEAN,GAUNT,THIN,LAWN,GREEN,SHAPES,BACKDROP,BACKGROUND,SWIMSUIT,BATHING SUIT,WHITE,GIRL,GIRLS,WELLNESS,BODY,BEAUTY,FITNESS,HEALTHY,FEMALE BODY,FRANGIPANI,SWIMWEAR

La salud vaginal

Por “salud vaginal”, entendemos el que la vagina se encuentre o se mantenga en las condiciones óptimas, en función de las distintas etapas cronológicas que vive una mujer, sin afecciones en la zona y que permita, independientemente de la edad, plena capacidad para el desarrollo de la sexualidad propia. Así, cuestiones como una patología o afectación vaginal (vaginitis y/o vaginosis), una falta de lubricación o una hipertrofia de la vagina son algunos indicadores de una caída de dicha “salud vaginal”. Frente a esta circunstancia, y además de los tratamientos específicos que se realicen cuando se produce una de estas afectaciones, existe toda una serie de recomendaciones y pautas preventivas tendentes a evitarlas como las que reseñamos a continuación.

 

Causas del deterioro de nuestra vagina

Lo primero es tener en consideración lo que es una vagina. El epitelio que recubre toda la vagina es enormemente dependiente de los niveles hormonales de estrógeno que regulan, además del grosor del epitelio,  cuestiones como las condiciones de humedad y el ph.  Todo esto es importante porque la vagina es, además, un complejo sistema dinámico y en equilibrio de flora bacteriana y un medio con un ph moderadamente ácido que neutraliza la proliferación de bacterias y levaduras perjudiciales para él. Los “lactobacillus” son los microorganismos más abundantes en condiciones normales en esa “sinfonía” bacteriana. Así, cualquier alteración en los niveles de estrógeno (especialmente en los procesos pre o post menopáusicos) o en la composición de la flora bacteriana da lugar a cambios que condicionan para mal la salud vaginal desembocando en vaginosis y/o vaginitis. Una disminución de los “lactobacillus” con el consiguiente incremento de otras bacterias, una infección o sobre población de “Cándida”, los desequilibrios hormonales o el adelgazamiento mencionado del epitelio vaginal por la caída de estrógenos, pero también reacciones alérgicas a productos de limpieza íntima o exceso de humedad por uso de tejidos que impiden la correcta transpiración, un exceso de sudoración por los mismos motivos, son las principales causas de un deterioro en nuestra salud vaginal. Además, naturalmente, de las ETG (Enfermedades de Transmisión Genital) que ya hemos abordado en otros artículos (del virus del papiloma humano a la clamidia, la gonorrea, el herpes genital…).

retoque-genital

Algunas medidas preventivas para mantener nuestra vagina “sana”

Con ese punto de partida, las medidas preventivas más recomendables para mantener esa salud vaginal podrían ser las siguientes (sin olvidar dos cualidades imprescindibles: el conocimiento y el “sentido común”):

. Uso de preservativos en nuestras interacciones sexuales (minimiza, extraordinariamente, tanto el preservativo masculino como el femenino, el riesgo de contraer una ETG y es, hoy por hoy, el método profiláctico con mayor eficacia).

. Control de la higiene íntima; es tan malo el defecto como el exceso. Dicha higiene se debe aplicar sobre la vulva con un producto destinado a ese objetivo (evitar “perfumados” y demás “originalidades”) y NUNCA en la cavidad vaginal (las llamadas “duchas vaginales” son un mal amigo para la “convivencia” bacteriana).

. Primar la ropa interior de algodón transpirable y evitar prendas excesivamente ceñidas.

.  Limpiarse bien (por “bien”, se entiende “de manera conveniente”) los genitales y el ano después de orinar o defecar; es frecuente, en algunas mujeres, especialmente las niñas, el error de efectuar la limpieza del ano con el papel higiénico de atrás hacia adelante (del ano a la vagina), con lo que las bacterias fecales pueden colonizar la vagina.

. Si se tienen que tomar antibióticos, puede ser conveniente el uso combinado de probióticos para minimizar los efectos que estos pueden tener en la destrucción de las bacterias protectoras.

. Controlar la calidad del flujo vaginal (estar atentas a cambios en la textura, color y olor).

. Mantener sexualmente activa la vagina; las relaciones sexuales de “garantía” y especialmente la masturbación mantienen la movilidad, elasticidad y operatividad de la vagina.

. Visitar regularmente al ginecólogo o a la ginecóloga. Esta es una medida capital: hay alteraciones e infecciones asintomáticas en un primer estado (como el VPH) que estos profesionales pueden detectar con pruebas como la citología, además de que son las personas más adecuadas para realizar una valoración competente del estado general de la vagina. En los casos de los procesos de disminución hormonal, por ejemplo en la pre o post menopausia, pueden recomendar terapias hormonales sustitutorias así como facilitar tratamientos para procesos de atrofia o falta de lubricación vaginal.


Además…

¿Qué es el vaginismo?
¿Has oído hablar de los huevos vaginales de piedra?
¿Qué es el penis captivus?

|

Comentarios