mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

La última Modelo (Frank Maubetrt)

La última modelo

La razón por la cual algunos hombres son tan aficionados a la prostitución merecería un tratado. El psicoanalista Juan Carlos Volnovich casi lo escribe; se decidió a coger la pluma* cuando tomó conciencia de que una buena parte de los pacientes hombres que se tumbaban en su diván le confesaban que iban de putas. Algo normal, como ir al dentista. Viene esto a cuento de un librito más que recomendable, en el que una prostituta es la protagonista. Se llama La última modelo*, del periodista francés Franck Maubert. Es la historia breve, muy bien narrada por cierto, de Caroline, una joven prostituta francesa que se convierte en la amante del artista Alberto Giacometti.
Ella tenía 20 años y él 60.
El narrador visita a Caroline ya anciana, en un destartalado pisito de Niza, donde malvive, y va trazando de su mano un relato más que sabido, que crece, entretiene y asombra por la prosa poderosa del autor y porque la historia que cuenta es la del gran Giacometti. Así nos enteramos de la obsesión que padecía el artista por las prostitutas, “no había otras mujeres para mí, sólo me atraían, solo me fascinaban las prostitutas; quería verlas a todas, conocerlas a todas y todas las noches emprendía mis paseos solitarios.” Cuesta pensar que un alma como la de Giacometti, que despreciaba el dinero tanto como amaba el arte, fuera tan aficionado a la compra de sexo, a una relación mercantil en la que la sumisión que conlleva por parte de la contratada es moneda obligada. Misterio de algunas naturalezas masculinas, que, en lo que a esta práctica se refiere, no tiene fronteras de edad, profesión, raza, o clase social. Puestos a entenderlo, Picasso, otro gran amateur, aventura, en el libro citado, esta hipótesis,
“lo que me gusta de las putas es que no tienen la menor utilidad. Se limitan a estar, nada más.” Lo dicho, ni ver ni oir ni hablar,…obedecer.

Ir de putas. Reflexiones acerca de los clientes de la prostitución. Juan Carlos Volnovich. Se encuentra en Amazon.
La última modelo. Frank Maubert. Edit Acantilado.

 

William Morris

William Morris

– Hay que celebrar la irrupción en el mundo literario de pequeñas editoriales con hábitos y maneras de actuar radicalmente diferentes de los grandes mastodontes editoriales. Sellos como Impedimenta, Periférica, Libros del Asteroide, Pálido Fuego o Pepitas de Calabaza son como pequeños ríos de aguas limpias y frescas que nos traen un nuevo estilo del quehacer editorial, más lento, más puro. Este último sello de nombre tan evocador acaba de editar dos libros* de muy aconsejable lectura,
del intelectual británico William Morris, maestro textil y fundador del Movimiento Arts&Crafts, que proponía la recuperación de las artes y oficios como alternativa a las formas de producción en masa.Y producción en masa es la que tenemos en el mundo editorial, ¿cómo es posible que haya escritores que cada seis meses publiquen un nuevo libro?
¿No será que las editoriales les presionan para que arrojen títulos al mercado, a las mesas de las librerías, como si fueran camisetas de usar y tirar de la pasarela low cost?
El escritor Robert Musil tardó cerca de treinta años en escribir ‘El hombre sin atributos’, Malcolm Lowry se demoró catorce en dar a luz ‘Bajo el volcán’. Joyce pasó diecisiete años con su gran novela experimental, Finnegans Wake. La lentitud como quimera debería ser, como en los tiempos del Arts&Crafts, un objetivo de urgencia social.

*-William Morris, Cómo vivimos y cómo podríamos vivir. Trabajo útil o esfuerzo inútil. El arte bajo la plutocracia. Edit, Pepitas de Calabaza
La era del Sucedáneo y otros textos contra la civilización moderna. Edit, Pepitas de Calabaza

William Morris

William Morris

– Esta reflexión anterior tiene algo que ver con lo que le ha sucedido a la escritora Angeles Caso. A pesar de ser una pluma conocida en el mundo literario, no encontraba ninguna editorial dispuesta a publicarle un libro de mujeres y arte, en el que lleva trabajando muchos años. Podría ser por la crisis, cierto, pero también nos tememos que la temática del proyecto haya sido tachado de escasamente comercial por parte de la industria de la edición. El caso es que la tenacidad de la escritora ha conseguido lo que parecía un imposible. Este mes ha terminado con gran éxito la campaña por internet de crowdfunding que Angeles Caso lanzó, destinada a encontrar los 30.000 euros para editar una tirada de 2.000 ejemplares de su libro, “Autorretratos de Pintoras, Ellas mismas”, que reúne, desde la prehistoria hasta las vanguardias, 100 reproducciones a color de las obras de 75 artistas mujeres. Para los que no hayan llegado a tiempo, este es el link para apoyar el proyecto.

|

Comentarios