*

mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

Olivia2

Experimentando la soledad

“No creo que el remedio de la soledad sea conocer a alguien. La clave está en ser amigos de nosotros mismos”. Olivia Laing, en La ciudad solitaria.

Indagar en el dolor ajeno para entender el propio es lo que hace la autora de este formidable ensayo biográfico, cuando tras una dolorosa ruptura amorosa se instala sola en Manhattan con un único propósito: recorrer la ciudad para bucear en historias de gente que ha luchado contra el silencio interior y sus efectos devastadores a través del arte.
En este mapa de la soledad, el primer invitado es Edward Hopper, cuya pintura nos inquieta aún más al conocer cómo maltrató a su esposa, modelo obligada de sus solitarias mujeres y también pintora, de cuya obra, gracias a su marido, nunca conoceremos nada.

Mas perturbadora es la historia de Andy Warhol, el artista católico y vulnerable que vivió debajo de una peluca y dentro de un corsé, después de que Valerie Solanas, una chiflada con talento que odiaba al género masculino y amaba las máquinas, le pegara un tiro.
A medida que entramos en la intimidad de personajes fascinantes e infelices -Basquiat, Billie Hollyday, David Bojanarowicz-, la prosa envolvente de la autora se torna reflexiva, apunta y dispara: “Buena parte del dolor de la soledad tiene que ver con la ocultación, con que nos sentimos obligados a esconder la vulnerabilidad y las cicatrices como si fueran repulsivas. Pero, ¿por qué es tan vergonzoso querer, desear, no haber logrado alcanzar la satisfacción, experimentar infelicidad? ¿Por qué esta necesidad de vivir constantemente en las cumbres o de encerrarse en una cómoda unidad de dos, de espaldas al mundo en general?

En el último capítulo, la escritora busca alivio emocional en el espacio virtual; pone anuncios, se conecta y comprueba, 50 años después de que Warhol lo dijera, que la tecnología libera de la carga de necesitar a los demás, al tiempo que marchita nuestra capacidad de socializar por culpa de esa fijación con el mundo que está en la pantalla; y se pregunta: “¿Es el miedo al contacto la verdadera enfermedad de nuestro tiempo?”.

La ciudad solitaria. Olivia Laing. Capitán Swing.

OliviaLaing_LaCiudadSolitaria

 

INTENSO
La casa de la fuerza.  Angélica Liddell, La uña RoTa.

Esta catalana es, sin duda, la dramaturga más interesante y auténtica de nuestro país. En 2012 ganó el Premio Nacional de Literatura Dramática con La casa de la fuerza, que ahora podemos leer. Alejada de todo convencionalismo, Angélica plantea un teatro rotundo y duro, que aborda sin pudor ni límites el sexo, la muerte y la locura. Su escritura es tan absorbente y descarnada como ella: “En vez de disparar a alguien, escribo. En el escenario puedo asesinar con libertad, y también suicidarme un millón de veces”. Este librito, editado por La uÑa RoTa, en su colección de libros robados, nos sumerge en su existencial poética e incombustible escritura dramática.

9788495291196

INTERESANTE
El libro de Aurora. Aurora Bernardez, Alfaguara.

Como tantas mujeres de grandes escritores, esta argentina sensible y cultísima, casada con Julio Cortazar durante 14 años, tras el divorcio amiga y más tarde su albacea, se abstuvo de publicar, a pesar de ser autora de un buen número de relatos y poemas. Este libro es una pequeña joya que reúne relatos, poemas y entrevistas en las que nos aproxima a uno de los autores más imaginativos que ha dado la literatura: “Detrás de la realidad diaria, de la realidad cotidiana, Julio veía otra cosa. Incluso físicamente tenía algo de mutante, si uno piensa en esos ojos extraños, extraordinarios que se extienden hacia los costados, como para ver todo lo que no vemos los demás”.

libro_de_aurora


Te interesa:

 

|

Comentarios