*

mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

LOREAL_130_057

La rubiomanía es imparable

¡Cualquier tono siempre que sea rubio! En el universo fashion, temporada tras temporada, el rubio es el color estrella. Quizás sea porque es verdad eso de que “ser rubia es una actitud”, que conforma todo un estilo de vida con el que millones de mujeres se sienten identificadas. El caso es que el tinte rubio no tiene rival.

Dos grandes profesionales, Yolanda Aberasturi y Daniel Romero, están de acuerdo en eso de que el rubio arrasa, y sobre todo los tonos platinos entremezclados con dorados y rubios cobrizos. La combinación de los tres colores da un resultado espectacular. El secreto del triunfo del rubio se debe, según Yolanda “a que los tonos claros dan más suavidad al rostro y también son más prácticos porque cuando hay canas se notan menos“.

Para Daniel “el pelo oscuro marca excesivamente los rasgos, en tanto que el rubio los difumina. Es como si igualara piel y pelo, borrando los brusco”. Pero ¡cuidado! el rubio puede ser peligroso cuando tenemos una piel oscura y rasgos duros. Entonces el rubio nos hace un contraste negativo en vez de suavidad, acentúa aún más la dureza de las facciones. La buena noticia es que se puede ser rubia a cualquier edad. Para ambos, lo que importa es saber elegir el tono de rubio adecuado.

Entre los muchos métodos de coloraciones rubias, se encuentra una versión moderna del estilo de los 90; se trata de un rubio decolorado con raíces crecidas, en este caso con raíces difuminadas para conseguir el look imprescindible de un icono del estilo urbano.

Entre los muchos métodos de coloraciones rubias, se encuentra una versión moderna del estilo de los 90; se trata de un rubio decolorado con raíces crecidas, en este caso con raíces difuminadas para conseguir el look imprescindible de un icono del estilo urbano.

Para Daniel Romero merece explicar que cuando se es rubia se debe cuidar mucho el uso de productos muy buenos, desde el champú a la mascarilla. “Los tonos claros, implican una cierta esclavitud respecto al pelo (retoques cada quince días). Además el mantenimiento es más costoso, y requiere mayor constancia”.

Los sistemas que hay para llegar a ser rubia son variados. “Actualmente en los salones -explica Romero- utilizamos lo que denominamos sombras de color: se separan en forma de triángulos, cuadrados o diferentes formas geométricas, mechas de pelo, para teñirlas con diferentes tonalidades dentro del mismo tono, para que produzca un efecto tornasolado. También aplicar en la nuca el tono más oscuro, que va degradándose a claro en el resto. Y el conocido sistema American Colors, que se trata de poner una base de un color, y en la parte de arriba, varios tonos de tinte. Y también sigue vigente el teñido de toda la vida, que es el de raíz, y a los 20 minutos pasarlo a puntas”.

 

Mencionar todos los tipos de rubio sería un poco complicado, pero podríamos resumirlos así: rubio natural, rubio claro, rubio oscuro, extra-rubio y rubio platino. Después, el tono podría declinarse como rubio ceniza, rubio dorado, rubio cobrizo, y un largo etc., porque pueden combinarse unos con otros.

Mencionar todos los tipos de rubio sería un poco complicado, pero podríamos resumirlos así: rubio natural, rubio claro, rubio oscuro, extra-rubio y rubio platino. Después, el tono podría declinarse como rubio ceniza, rubio dorado, rubio cobrizo, y un largo etc., porque pueden combinarse unos con otros.

 

Si eres morena natural y ya te has decidido a ser una rubia, el paso principal según Daniel Romero es el de la decoloración. “Se puede llevar a cabo el cambio en el mismo día. Si el pelo es natural, dos decoloraciones, y si está teñido, tres. El cabello, se reseca, pero no demasiado porque las decoloraciones que hacemos son extremadamente suaves. Nosotros recomendamos cortar un poquito el pelo después de hacerlas”.

Pero hay formas menos drásticas de llegar a ser rubia. “El cambio gradual de color, puede llevarse a cabo a base de mechas, y transparencias.  Personalmente recomendamos pasar de morenas a rubias poco a poco, es decir a base de mechas”. Y en el caso de tener unas cejas muy oscuras ¿hay que teñirlas también? “Particularmente no soy partidario de teñirlas porque hacen perder expresión. Preferimos dejar el pelo rubio y las cejas oscuras, aunque si hay mucho contraste, se pueden aclarar un poquito”.

Para inspirarte, aquí tienes una fotogalería en la te hacemos una selección de peinados en melenas interpretadas en distintas tonalidades rubias.

Seguro que también te interesa…

|

Comentarios

Twitter Mujerhoy Please fill all widget settings!
Please fill all widget settings!