*

mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

Fotolia chica tumbada playa

“Slow Beauty” la cosmética sin prisas

La mejor opción para el cuidado de la piel y el cabello, por su giro respetuoso y sensorial, es la que posiciona en primer lugar el bienestar, la salud y el respeto por el medio ambiente.

No es que arrincone el aspecto cosmético que combate los signos del paso del tiempo o la belleza en general, pero sus productos priorizan detalles como la calidad, el origen de los ingredientes y una actitud más consciente y sosegada de sus rituales de aplicación. Su lema es hacerlo todo “des-pa-cito”, como canta Luis Fonsi en el tema del verano. Que te tomes tu tiempo y puedas conectar con tu yo interior mientras que te realizas, por ejemplo, la limpieza de cutis.

Siguiendo las directrices de Shel Pink, precursora y fundadora de www.slowbeauty.com  un movimiento que va más allá de la belleza, y que comienza cuando uno se hace consciente de que “para poder cuidar de los demás hay que empezar por cuidarse uno mismo”.

Una conversación amena con alguna amiga, un paseo por el parque, un zumo natural en una atmósfera encantadora, un pequeño auto-regalo en forma de masaje, manicura o pedicura. Estas “nimiedades” son importantes experiencias vitales que seguramente aportan a la sensación de bienestar y salud mucho más que el más vanguardista y sofisticado de los tratamientos de belleza.

Enjoying life

Mindfulness para cultivar la atención consciente y ser capaces de disfrutar de todas las actividades de manera más serena y honesta.

Las reglas

Siguiendo la máxima ayurvédica “No apliques sobre tu piel lo que no sea comestible”, estas fórmulas son completamente naturales adaptadas a todo tipo de problemas de la piel, aportando soluciones orgánicas incluso en las pieles frágiles y sensibles.

No obstante, afirma Vanessa Meléndez, Training Manager de Perfumerías Douglas España “en pieles sensibles y reactivas, es mejor probar el producto antes en el cuello para saber si produce algún efecto secundario. Si no es así, ya podremos aplicarlo con tranquilidad sobre el rostro”.

En el caso del perfume “Abel”, ha sido elaborado con una metodología similar a la de un vino; con ingredientes 100% orgánicos y que va más allá de las etiquetas de “un perfume masculino o femenino”, prefiriendo optar por un perfume de pura cosmética independiente.  La creadora de Abel Organics, Frances Shoemack, es una enóloga neozelandesa que no deja nada al azar, no podía estar contenido en cualquier objeto. La botella está realizada en cristal reciclado y “envuelta” en madera. Este soporte se puede re-usar como objeto de papelería o servilletero, y, además de toda la historia que encierra, el Eau de Parfum huele muy bien. Hay que insistir en este detalle, al igual que ocurre con las cremas y productos capilares, están rodeados de naturalidad, pero no se olvidan de ser eficaces.

¿Quién certifica?.

La verdad es que existen numerosos “sellos” que avalan la procedencia de este tipo de cosmética. Ciñéndonos a los certificadores europeos más importantes son Ecocert y Cosmebio en Francia y Soil Association en el Reino Unido. Los tres exigen que los productos tengan por lo menos un 95% de ingredientes naturales. Ecocert, además, garantiza el cuidado del medio ambiente en toda la cadena de fabricación y Soil Association exige que el embalaje respete las normas ambientales.

En Estados Unidos no hay una norma específica para los cosméticos, por lo que se usan los estándares de la alimentación: el sello USDA Organic del Programa Orgánico Nacional (NOP), que exige que por lo menos el 95% de los ingredientes de un producto provengan de la agricultura ecológica, es decir, que utilicen de manera óptima los recursos naturales, no emplean químicos ni transgénicos.

Aprovecha estos días de verano para darle un giro a tu ajetreada vida, y vive en armonía con el transcurrir del tiempo, sin ansias por comprobar los resultados en cuestión de minutos, disfrutando de los productos producidos en granjas ecológicas, elaborados con ingredientes bio, veganos y con envases reciclables. Por supuesto, ninguno ha sido testado en animales y responden a las directrices del comercio justo. Los encontrarás en tiendas propias, perfumerías especializadas y a golpe de clic. Aquí tienes una selección de cosmética slow para empezar a cuidarte de una forma diferente.

Seguro que también te interesa…

|

Comentarios

Twitter Mujerhoy Please fill all widget settings!
Please fill all widget settings!