mujerHoy

Comerse el mundo

El blog de Raquel Sánchez Silva

Raquel Sánchez Silva, en bikini en la Playa de Cabarete

Érase una vez en una playa muy lejana… Cabarete

Quien busca una buena playa para hacer Kite Surf, sabe que sacrifica las características de otras playas más “cómodas”. El viento es algo que resulta molesto para muchos pero que en mi opinión es un perfecto “espanta turistas”. Donde hay viento, en realidad, hay calma. Mejor aún es que des con una playa como la de Cabarete que cumple con todo. Calma y brisa ligera por la mañana y viento fuerte y constante que entra a partir de las dos de la tarde hasta una nueva calma en el atardecer. Este es el lujo de una playa perdida. Lo cuento tranquila sin temor a la masificación porque Cabarete tiene otro inconveniente para la mayoría: Está bastante lejos. No hay paraísos a mano. Al menos, lo que yo entiendo por paraíso.

Las playas de Cabarete, por los ojos de Raquel Sánchez Silva

Las playas de Cabarete, por los ojos de Raquel Sánchez Silva

Las playas de Cabarete, por los ojos de Raquel Sánchez Silva ¡

La playa de Cabarete es larga y de arena fina con un oleaje moderado y con un paseo magnífico hacia el este. Si seguís ese camino acabaréis dando con una playa color turquesa en la que se para el viento y no hay nada de oleaje. En esa playa está un complejo de viviendas de lujo de Sotheby’s Realty pero la playa no está cerrada y puedes darte un baño. Es, tal y como imagináis, Esa playa de película.

Mientras tanto, en El Centro de la Playa de Cabarete, varias cometas vuelan ya preparadas para disfrutar de un viento perfecto. Por algo, está playa ha sido sede del Campeonato Mundial de Kite Surf.

Las playas de Cabarete, por los ojos de Raquel Sánchez Silva

Las playas de Cabarete, por los ojos de Raquel Sánchez Silva

Y por la noche, restaurantes pequeños y preciosos. Paseo tranquilo de vuelta a los pequeños hoteles o condominios de apartamentos. Turismo local y mucha calidez.

Playa de Cabarete

Playa de Cabarete

Un rincón escondido y lejano. Lo cumple todo para mí como destino perfecto. Lejos de todo y todos.

__________________________________________________________________

Otros post de Raquel Sánchez Silva: 

 

Comentarios