*

mujerHoy

Comerse el mundo

El blog de Raquel Sánchez Silva

Aguas cristalinas en una playa de Formentera

Formentera 2017

Sirva esta foto para demostrar las maravillas cada vez más asombrosas de mi querida Formentera. Reconozco que vivo una historia de amor con esta isla que supera a cualquier lugar en el mundo (solo se aproximan Nepal y Japón). Formentera está cada vez más llena de gente, sus precios son ya imposibles y ha perdido esa condición de lugar remoto y único para convertirse en un destino codiciado por muchos pero sigue siendo la isla más bonita, capaz de competir en belleza, en mi opinión, con Polinesia Francesa, Maldivas y otros lugares paradisíacos de la tierra. Sueño con tener un lugar allí pero el mercado no lo pone fácil. Sea como sea, voy, paso por allí unos días, abrazo a mis amigos, y disfruto de la Formentera que se ve y la que no se ve: mi Formentera bajo el mar. Un año más, con mis amigos de Vellmari, he vuelto a La Esponja, Punta Gavina y el Arco y he visto como nuevas buceadoras se convertían en ángeles de otros buceadores en el curso Rescue (preparadas para asistir cualquier emergencia). Fue una experiencia única. Eso es para mí Formentera, un lugar que te salva y rescata.

Raquel Sánchez Silva, en Formentera

Buceo en Formentera

Botellas de buceo

Buceo en Formentera

Equipo para bucear en Formentera

Raquel Sánchez Silva, con un amigo en Formentera

Para que siga siendo una de las islas más bellas del mundo es imprescindible que cuidemos La posidonia, salvadora y motor del Mediterráneo y la responsable de que las playas de las Baleares sean preciosas y turquesas.

Posidonia

Por eso me siento tan orgullosa de mi amiga Cris por haber publicado las aventuras de Posi. Un personaje animado que en sus cuentos enseña a los niños a proteger nuestro mares y a considerar a Posi, la heroína del Mediterráneo. Los grandes sueños siempre empiezan en un relato corto. Cada vez que Cris escribe las aventuras de Posi, acaricia kilómetros cuadrados de Posidonia tal y como hacemos juntas cuando buceamos de la mano. Gracias Cris por cuidarla también fuera del agua.

Raquel Sánchez Silva, con su amiga Cris

Las aventuras de Posi

Las aventuras de Posi

Me siento en la popa del barco y me alejo del puerto. Camino de un mar que me llena de felicidad y que me hace más fuerte de lo que puedo llegar a ser en cualquier lugar del mundo.

Raquel Sánchez Silva, en un barco de Formentera

__________________________________________________________________

Otros post de Raquel Sánchez Silva: 

– Llámalo bob

– Oculus

– David

– NY: it city

– Por culpa de David Lynch (estreno de Twin Peaks)

– Rafa Nadal

– Cenando con Hamish Bowles

– Bayahibe

 

|

Comentarios