*

mujerHoy

Comerse el mundo

El blog de Raquel Sánchez Silva

rss-tiburon-portada

Por fin, el tiburón ballena

Nadar junto a un tiburón ballena, uno de los animales más grandes y hermosos de la tierra, es una experiencia que he perseguido durante años y que he cumplido, por fin. No es fácil encontrarlo a pesar de su tamaño (algunos alcanzan los nueve metros de largo) y la prueba es que lo busqué en el Caribe hondureño de forma persistente y nunca lo logré. En los meses en los que presenté Supervivientes desde Honduras, aprovechaba los fines de semana para sacarme los títulos de buceo en Roatán y fue allí, en donde empecé a escuchar historias acerca del paso de los tiburones ballena cerca de la isla hermana, Utila.

rss-tiburon-8

Una vez terminados mis cursos hasta alcanzar el título de Advanced, decidí empezar a bucear en este lugar para combinarlo con la búsqueda del tiburón. Muchos compañeros del programa, algunos sin un interés extraordinario, viajaban a pasar unos días de descanso, y casi por casualidad, llegaban a verlo. Regresaban con fotos, con historias que contar y con un gesto de felicidad, aquel “Es impresionante, Raquel” que incrementaba aún más mi ansiedad por encontrarlo y verlo como ellos.

rss-tiburon-4

Cogía un ferry los viernes por la tarde y llegaba a Utila dispuesta a encontrarme con este animal impresionante en la superficie del azulado brillante del Caribe (el tiburón ballena se ve cuando está en superficie por lo tanto, solo precisa de equipo de snorkle). No importaron mis ganas, ni tampoco mi insistencia porque no lo logré. Capitanes experimentados lo buscaron sin fortuna cuando yo viajaba con ellos; los mismos que llevaron a muchos de mis compañeros a casi tocarlo. Ellos tuvieron suerte. A mí, me esquivaron. Lejos de desanimarme, esa dificultad hizo que verlo fuese cada vez más prioritario en mi lista de “Sueños por cumplir”, tanto que este verano, tres años después de aquellos viajes hondureños, decidimos viajar a Cozumel, en México. Un destino precioso por otras muchas razones, pero elegido por la seguridad del avistamiento de tiburones ballena. Tal era nuestra determinación e ilusión que alquilamos un apartamento decorado con dibujos del tiburón. Todas las paredes cubiertas de peces.

rss-tiburon-6 rss-tiburon-5

Un lugar muy gracioso y muy frik en una localización privilegiada. Y llego el día. Esa mañana en la que salimos de madrugada de Cozumel para viajar hasta Cancún y embarcar camino de Holbox. Al igual que la suerte no me acompañó en todas aquellas salidas sin éxito en territorio hondureño, ese día en Mexico, creo que la mismísima diosa fortuna se sentó a mi lado en aquel barco. Un capitán con gran experiencia nos llevó hasta un punto (alejado de la ruta turística) para nadar con ellos en verdadera libertad.

rss-tiburon-1

No tuvimos que ver a ese precioso animal encerrado por un círculo de embarcaciones, atrapado en un aro sin salida, sino que vimos a tres de ellos nadando libres y saltamos desde el barco para bracear a su lado de dos en dos con la única oportunidad de seguirlos a nado a pleno pulmón. No he nadado con tantas ganas en toda mi vida.

Sobre su aleta, al lado de sus branquias, siguiendo su movimiento ondulante hasta parar por agotamiento para dejar que su aleta final, su timón, su tremendo motor se adelantara y te dijese adiós. Hoy aún recuerdo -con una claridad que no corresponde con la visibilidad de aquel día en el agua- su piel llena de motas blancas, una especie de cielo cuajado de estrellas y su boca gigante como entrada de cueva. Es sencillamente, abrumador. Un animal de cuento.

Tuve mucha suerte por alcanzarlo por fin en medio del mar pero fui aún más afortunada por las circunstancias de la experiencia. El “cómo lo vivimos por encima de lo que vivimos”. En ningún momento, sentí que estresábamos al tiburón pero reconozco que me hubiera sumado al círculo turístico para satisfacer mi búsqueda. Afortunadamente, no tuvo que ser así. De alguna forma, todas esas horas de mar durante las primaveras de 2001 y 2014 sin llegar a verlo, fueron recompensadas con una experiencia única a medio camino entre la realidad y los sueños.

rss-tiburon-3


Además…

Likes, el tiempo de la felicidad
La entrada al inframundo
Maestros de la costura
El fenómeno de La llamada

|

Comentarios