mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Plátanos verdes para controlar el peso con salud

Si estás intentando perder kilos y has tachado los plátanos de tu lista de la compra, has cometido un error. Con solo 100 calorías por unidad -¡lo mismo o menos que una manzana grande!-, los plátanos no sólo te aseguran magnesio, cobre, potasio y vitaminas C y B6, sino que te aportan pectina, un tipo de fibra que aumenta la saciedad y evita el estreñimiento, y almidones resistentes, un hidrato de carbono que se comporta como una fibra y te ayuda a mantener una buena flora intestinal.

Sumado al efecto relajante del magnesio, ese cóctel reduce aún más el riesgo de que comas en exceso y por ansiedad. Pero es que el humilde plátano tiene otra cualidad fantástica: su espesa piel hace que la fruta que tú comes apenas contenga pesticidas y contaminantes, lo cual es como decir que es “ecológico” de forma natural. Añade a todo ello su efecto antiácido, y tienes un pack de salud que puedes llevar en el bolso sin problemas.

Pero si lo que te preocupa de verdad son los hidratos de carbono del plátano y en cómo van a aumentar tus niveles de azúcar, te animo a mirar la lista del índice glucémico (IG) -una medida, de 0 a 100, que indica lo rápido que un alimento aumenta dichos niveles- y verás que el plátano aparece en la mitad. En concreto, el IG de los plátanos verdes es de 30, el de los firmes pero no blandos, de entre 45 y 50, y el de los muy maduros, de 60.

Por eso, como regla general, si estás intentando controlar el peso, mejor si tomas plátanos más bien verdes, porque son los que más almidones resistentes contienen y los que menos aumentan los niveles de azúcar.

Y hablando de plátanos, no puedo dejar de hablar de su riqueza en potasio, ese mineral que ayuda a controlar la hipertensión y -algo que se sabe menos- a evitar la pérdida de calcio relacionada con el consumo de sal y, de ese modo, a mejorar la salud de los huesos.

Por todo lo dicho, ¡devolvamos a los plátanos el prestigio que se merecen! Hagámoslo por la salud, por el peso, y, sobre todo, por su delicioso sabor. Para animarte, ahí va este smoothie, fácilísimo de preparar: Cuece y aplasta 1 plátano verde. Añade 1 taza de leche de almendras, 2 dátiles picados y el zumo de media lima. Tritúralo todo hasta que quede cremoso. ¡Y a disfrutar!

|

Comentarios