mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

¿Por qué te lanzas sobre ese pastel si estás a dieta?

¿Por qué a veces eres capaz de resistir la tentación de ese pastel de chocolate que ponen en la cafetería donde vas a diario y otras veces sales del local con las 400 calorías que tiene una ración en tu cuerpo? Investigadores del Instituto Neurológico de Montreal (Canadá) dan una explicación: “Las señales que envía al cerebro una hormona segregada por el estómago (la ghrelina, que aumenta el apetito) son a veces tan potentes, que es muy difícil resistirse a ellas“.

Por eso, los expertos añaden que “cuanto más temprano identifiquemos lo que nos anima a comer en exceso, antes encontraremos la forma de perder esos cinco kilos que nos sobran”.

Aunque te suene a utopía, la solución que proponen es “cambiar los gustos en alimentación, para que acaben apeteciéndonos alimentos más sanos, con menos calorías y más nutrientes”. Y es que imágenes de resonancia magnética han comprobado que la hormona ghrelina aumenta el apetito en zonas del cerebro que tienen que ver con el aprecio que tenemos por alimentos concretos.

Eso explica por qué, cuando vemos cosas que nos gustan mucho -por ejemplo, el pastel de chocolate- sentimos más ganas de tomarlas y nos cuesta más evitar la tentación.

Por desgracia, la mayoría de la gente prefiere los alimentos ricos en grasas, hidratos refinados, azúcares y calorías… lo cual ayuda a entender por qué nos cuesta tanto adelgazar y mantenernos fieles a las dietas. ¿Cómo contrarrestar ese riesgo? La respuesta es aprender a apreciar alimentos con menos calorías, por ejemplo presentándolos de forma más apetecible y, también introduciéndolos poco a poco en nuestros menús… (¡el hábito desarrolla el gusto!).

¿Qué tal una pera picada con trocitos de queso, 3 nueces picadas, unas frambuesas y un poco de miel por encima? ¿Y cómo ves un yogur griego mezclado con fresones de temporada y una cucharadita de mermelada ecológica? Yo ya lo tengo pensado: ahora mismo voy a tomarme una onza de chocolate negro junto con mi café descafeinado con leche y canela. Ya estoy dejando que el chocolate se funda lentamente en mi boca mientras saboreo el café. ¡La sensación es increíble!

|

Comentarios