mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

El café no deshidrata, según un estudio

No, el café no deshidrata

“Evita el café si quieres hidratarte, porque el café deshidrata”, habrás oído montones de veces. “Ese es uno de los mayores mitos sobre el café”, aclaran los autores de un estudio británico realizado con 50 adultos, que han comprobado que éstos se mantenían igualmente hidratados bebiendo agua como bebiendo café.

¿Cuánto café podemos beber sin desarrollar taquicardias, nerviosismo o insomnio?, es la pregunta de mucha gente. Aunque cada persona tiene su propia “tolerancia” a la cafeína, más de 3 tazas al día pueden ser demasiado para algunas, sobre todo si beben la última ya entrada la tarde. Yo soy una de ellas: si tomo cafeína más allá de las cuatro de la tarde, no pego ojo en toda la noche. Por eso, a partir de esa hora me paso al agua o a las infusiones o, si tengo “mono” de café, me paso al descafeinado con un poco de leche desnatada… con un vasito de agua al lado, como hacen los italianos.

Te estoy hablando de hidratación en pleno febrero porque, aunque no lo creas, es tan vital en invierno como en verano. Por ejemplo, si te aseguras los ocho vasos de agua diarios que se recomiendan (pueden ser en forma de sopas, zumos naturales, infusiones, ensaladas y, en general, alimentos ricos en agua…) tendrás menos probabilidades de contraer catarros y gripes y, también, menos riesgo de engordar. Hay varias explicaciones a eso: primera, que no confundirás la sed con hambre, lo cual te evitará comer cuando no lo necesitas; segunda, que si tu organismo está bien hidratado, quemará mejor las grasas; tercero, que tu cuerpo no tendrá necesidad de retener líquidos, con lo que tu vientre estará más plano.

El color de la orina te dice si estás bien hidratada. Si es incolora o de color pajizo, tienes un buen nivel de hidratación. En cambio, una orina de color amarillo intenso está diciéndote que necesitas beber agua cuanto antes.

¿Y qué hay de las bebidas alcohólicas? En esto, las ideas son claras: todos los estudios indican que el alcohol estimula la producción de orina. Si no compensamos ese efecto bebiendo la cantidad suficiente de agua, corremos el riesgo de deshidratarnos. ¿Una consecuencia de la deshidratación por alcohol? La famosa resaca del día siguiente.

|

Comentarios