mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Fruta del baobab

Pulpa de baobab, desde África con salud

¿Qué tal un poco de pulpa de baobab? Puede que pronto la veas en el supermercado o formando parte de suplementos, y con razón: la pulpa de la fruta del baobab tiene seis veces más vitamina C que las naranjas, el doble de calcio que la leche, montones de fibra soluble (¡de efecto probiótico!), potasio, magnesio, hierro, tiamina, vitamina B6, antioxidantes, proteína vegetal…

Hasta su sabor -entre el melón y la piña- es apetecible. Los habitantes de los 32 países africanos donde crece el baobab no pueden estar equivocados. Ellos consumen esta fruta con forma de calabaza desde hace siglos, y por más razones que el sabor. En todos esos países, la fruta del baobab –que se deja secar y se convierte en polvo antes de consumirla—ha sido empleada para combatir la malaria, trastornos intestinales, fiebres o como tónico para embarazadas y niños pequeños. A la vez, el aceite de sus semillas hace maravillas en la piel y hasta las hojas del árbol se emplean para hacer bebidas y sopas.

Recientemente, un estudio de la Universidad de Oxford Brookes le concedía a la pulpa de la fruta otra propiedad: la de reducir la velocidad con la que el cuerpo metaboliza los azúcares, una virtud supervaliosa para los diabéticos o las personas que, por cualquier otra razón -por ejemplo, controlar el peso-, intentan controlar los niveles de glucosa.

Algunos personal chefs de celebrities se declaran fans y añaden pulpa de baobab a sus recetas para los platos “libres de gluten” que les piden. La fama se extiende a los bares de copas trendy de Londres o San Francisco, que están preparando gintonics con la ginebra Whitley Neill, elaborada con nueve frutos distintos, con el baobab como estrella (unos céntimos del precio van a programas de reforestación en África, por decisión de su creador, Johnny Neill, casado con una africana y enamorado del continente).

En lo que a mí respecta, lo que más me gusta es cómo el baobab está ayudando a las africanas a sacar adelante a sus hijos, a través de la organización Phyto Trade Africa. Las mujeres que pertenecen a ella recolectan la fruta para su comercialización internacional y muchas ya ganan lo suficiente para costear los estudios de sus hijos y muchas otras necesidades básicas.

|

Comentarios