mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Un desayuno rico en proteínas

¿Adiós al desayuno?

“A ver si se aclaran los científicos. Un día te dicen que una cosa es buena para la salud y al día siguiente, que es mala. Ya no sabemos qué comer”. Lo que me escribe Inés lo dice muchísima gente. ¿La respuesta? Que a medida que la ciencia avanza, va incorporando nuevos hallazgos en nutrición. Dicho por pasiva: si la ciencia fuera inmutable, no sería ciencia, sería religión, y lo que se proponía hace cien años se seguiría recomendando hoy como un mandamiento.

Una de las ideas que han variado es la del desayuno, que ya no es tan “obligatorio” como antes. Hasta ahora nos decían: “No te saltes el desayuno, porque si lo haces, comerás más a lo largo del día y acabarás ganando peso”. Ahora, nuevos estudios señalan lo contrario: que saltarte el desayuno puede ayudarte a perder peso. En uno de ellos, las personas que se saltaron el desayuno acabaron tomando unas calorías más en la comida… pero al final del día… ¡¡habían consumido 400 calorías menos que las personas que habían desayunado!!

La idea de que hay que desayunar “sí o sí” se debe a estudios “observacionales”. El problema de ese tipo de estudios—que extrapolan conclusiones a partir de datos de consumo obtenidos en grandes grupos de población— es que pueden conllevar errores de interpretación. Otra cosa son los realizados en condiciones de máxima objetividad, como se exigen, por ejemplo, para comprobar la seguridad y eficacia de un medicamento. Los nuevos estudios que cuestionan las ideas sobre el desayuno son de ese tipo, de mayor valor científico.

En mi opinión, el quid de la historia está en las ganas de desayunar que tenga cada una. Si te levantas sin nada de hambre, no hay razón “de peso” para que desayunes. Si te apetece desayunar, hazlo. Eso sí, procura que tu desayuno sea rico en proteínas, presente en huevos, yogures y quesos frescos, pollo, pavo, pescado e, incluso, legumbres o humus, (ricos en proteína vegetal y, además, en fibra). Está de sobra comprobado que la proteína mantiene la saciedad y, en este caso, sí, te ayudará a comer menos al mediodía.

En resumen: No desayunes sin hambre solo para adelgazar. Si lo haces porque te apetece, no olvides incluir alimentos ricos en proteína en esa primera comida del día.

|

Comentarios