mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Alimentos con sabor umami

¡Sabrosura! … Pero con poca sal

¿Te acuerdas del umami? Es ese quinto sabor que se suma a los cuatro básicos de “salado” (como las anchoas en salazón), “dulce” (como los helados), “amargo” (como el café) y “ácido” (como el jugo de limón). “Sabroso y agradable” es lo que significa umami en japonés, aunque muchos lo relacionan con el glutamato monosódico, que la industria alimentaria utiliza como aditivo para potenciar el sabor de sus productos.

¿Por qué te vuelvo a hablar ahora del umami? Porque la industria tiene ahora los ojos puestos en alimentos ricos en umami de forma natural. ¿Su objetivo? Desarrollar productos “naturales, sin aditivos, pero con poca sal”, y que conserven toda la “sabrosura”.

Son muchos los alimentos que tienen umami de forma natural, entre ellos las setas, los tomates, las aceitunas, los quesos duros, el té verde, el miso, las anchoas, la levadura, los mariscos, las algas… Son justo esos alimentos los que la industria alimentaria está valorando como ingredientes para potenciar el sabor de sus productos y reducir el porcentaje de sal de forma drástica (incluso en un 50 por ciento).

Tú también puedes añadir “sabrosura umami” a tus platos y reducir la sal. Ahí van algunas ideas:

  • Añade refrito de tomate a tus guisos: Es quizá la fuente más común de umami en la dieta occidental. Si lo preparas con tomates maduros, cebolla y hierbas aromáticas, aún mejor.
  • Recurre a los champis y el resto de setas. Tienen poquísimas calorías, pero su sabor umami recuerda a la carne y, además, son ricas en vitamina D y en sustancias anticancerígenas. Añádelas a refritos, pastas, ensaladas, ragús… y potenciarás su sabor mientras reduces las calorías en relación al volumen.
  • Incorpora mariscos y pescados. Atún, gambas, langostinos, almejas, chirlas… son fuentes de umami, lo que significa más sabor, muchos nutrientes y pocas calorías.
  • Piensa en el nori. Esa alga seca que envuelve al sushi rebosa de sabor umami. Puedes utilizarla molida y espolvorearla en ensaladas, arroces, pastas o palomitas.
  • Sustituye patatas por boniatos. Llenan más que las patatas, tienen más antioxidantes y aportan sabor umami.
|

Comentarios