mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Un plato sabroso que no engorda

¡Champis, para quitarles el sombrero!

Me encantan los champiñones. Los lavo (basta con cortarles el pie y frotarlos bien bajo el grifo para eliminar la tierra), los corto en láminas en crudo y los añado a ensaladas de lechuga, canónigos, rúcula…, con un trocito de ajo bien picado, AOVE, vinagre de vino, sal, pimienta y orégano u otra hierba aromática fresca, y tengo un plato exquisito. Incluso lo convierto en plato completo a poco que le añado. Le pongo, por ejemplo, unos dados de queso de cabra, unas nueces picadas, un hilo de miel, un huevo duro picado… Si viene gente a casa, siempre es un éxito. (¡¡Hace poco serví esa ensalada con huevo escalfado en vez de cocido y una tostada de pan integral tostado para untar, y a todos les encantó!!).

Es raro que me falten los champis. Sé que cuantos más consumo, menos calorías tomo. ¿Que cómo es eso? Pues porque, por un lado, tienen unas escasas 15 calorías por 100 gr. Por otro, porque son ricos en fibra saciante y su sabor “umami” te da la sensación de que estás tomando algo consistente, casi como si fuera carne.

Fíjate si serán saciantes, que están proponiéndolos como ingrediente para perder peso sin pasar hambre. El mismísimo Centro de Control del Peso de la Escuela Pública de Salud Johns Hopkins Bloomberg  demostraba ese efecto en un estudio con 73 personas obesas (la gran mayoría, mujeres) que debían seguir una dieta estándar. Un grupo de participantes a las que cambiaron la carne por champiñones en una comida diaria, perdieron más de tres kilos al año como media y redujeron porcentaje de grasa corporal.

Incluso si estás en tu peso, piensa en los champis cuando vayas al súper. Te aportan selenio, de efecto detox, que junto con la fibra, la vitamina D y el folato que contienen, ayudan a frenar el crecimiento de tumores. Por si eso fuera poco, te aportan colina y vitaminas del grupo B, aliados de la memoria. ¡No me digas que no son para quitarles el sombrero!

|

Comentarios