mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Espárragos trigueros, fuente de salud para evitar el estrés

¡Manda el estrés a freír espárragos!

La reunión fue tensa y llegué a casa echando humo. Con los nervios a tope, lavé deprisa los espárragos verdes que tenía en la nevera, les corté la base y los puse a asar en una sartén con un hilo de AOVE, un diente de ajo en láminas y sal Maldon. Fueron mi comida, junto con un par de huevos escalfados (la yema blandita y la clara cuajada) y una rebanada de pan integral tostado. ¿Total de calorías? Unas 300. ¿Tiempo de preparación? Unos 15 minutos (reconozco que los nervios aceleraron el proceso).

El trajín de cocinar y aquella comida divina me calmaron más que un comprimido tranquilizante. ¡Y gran parte del efecto estaba en los propios espárragos!

Resulta que esta verdura tiene mucho ácido fólico, esa vitamina que toman las embarazadas para prevenir defectos como la espina bífida en el feto, pero que también ayuda a mejorar el estado de ánimo y a prevenir la ansiedad.  

Y el ácido fólico de los espárragos viene en compañía antiestrés: potasio, yodo, magnesio, betacaroteno y vitaminas C y E y, sobre todo, la supervaliosa inulina, fibra que alimenta las bacterias buenas de ese segundo cerebro tuyo que es el intestino. ¿Ácido fólico más intestino poblado por bacterias beneficiosas? Música celestial para tu salud física y mental.

Pero no me olvido de los kilos. Con su carga de fibra prebiótica y solo 20 calorías en 100 gr, los espárragos te ayudan a regular los niveles de azúcar… y ya sabes lo importante que es mantenerlos a raya para no engordar.

Además de mandar tu estrés a freír espárragos, puedes prepararlos de otras muchas formas, por ejemplo:

– En revueltos (con ajetes, champis, gambas…).

– Al vapor, con una vinagreta de AOVE, vinagre de Jerez, sal marina, pimienta negra, perejil y huevo duro picados.

– Cocidos y envueltos de tres en tres en láminas de queso y jamón y gratinados con un poco de bechamel muy ligera.

– A la plancha, junto con carnes, pescados, mariscos, aves…

Para conservar espárragos verdes hasta un par de semanas, yo los envuelvo en un paño húmedo. Se pueden congelar, aunque pierden crujiente y luego quedan mejor en menestras o revueltos que para la plancha. Para ello, corta la parte dura, lávalos bajo el grifo, escáldalos 2 ó 3 minutos y después introdúcelos en agua fría con hielo (5 minutos). Sécalos y mételos en bolsas de congelar, evitando dejar espacios entre ellos.

Otros post que te interesan:

 

|

Comentarios