mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Píldoras y otros fármacos. Foto: Getty

¡Los antidepresivos me engordan! ¿Qué hago?

Entender cómo funcionan y adoptar 5 tips puede ayudarte a mantener el tipo este verano. 
Como con cualquier tratamiento que provoque efectos no deseados, lo primero es hablar con el médico y preguntarle si puede ajustar la dosis o cambiarte de fármaco. De hecho, diferentes “familias” de antidepresivos han demostrado muy distintos riesgos de obesidad. ¡Algunos no sólo estimulan el apetito, sino que aumentan el deseo de tomar dulces y harinas refinadas: lo que más engorda!

Comprender cómo pasan las cosas ayuda siempre a aumentar la sensación de control sobre las propias decisiones. Por ejemplo, la relajación que provocan algunos de estos fármacos puede explicar por qué te cuesta tanto levantarte del sofá y moverte. Por otro lado, su efecto en los niveles de neurotransmisores como la serotonina -que ayuda a controlar el apetito e incluso el deseo de tomar carbohidratos refinados- puede ayudarte a entender por qué te lanzas tanto sobre las barritas dulces, las patatas fritas, los pasteles o el chocolate. Si gastas menos energía en forma de movimiento y añades calorías en forma de hidratos de carbono refinados, ganarás fácilmente varios kilos en pocas semanas… muchos de ellos en forma de grasa abdominal.

Además de hablar con tu médico, estos tips pueden ayudarte a evitar los kilos de más y a aumentar la sensación de control sobre tu propia vida:

  • 1. Pésate a diario y anota los cambios. Si has engordado más de 3 kilos, coméntaselo a tu médico.
  • 2. Camina al aire libre. Puedes empezar con 10 minutos al día e ir aumentando hasta los 45 m o 60 m. Además de ser un antidepresivo en sí mismo, caminar al aire libre ayuda a quemar calorías y mejora la resistencia a la insulina, lo que evitará acumular grasa en la cintura.
  • 3. No sigas dietas de hambre. Por muy trendy que sea, no te va a funcionar. Todos los estudios indican que comer sano y con gusto es la mejor receta contra la obesidad. ¡¡Tú eres la que mandas!!
  • 4. Pon más pescado, marisco y algas en tu mesa. Sus omega-3 tienen potentes efectos antidepresivos.
  • 5. Hazte experta en ensaladas. Prueba a mezclar distintos tonos de verde (lechuga de roble y romana, canónigos, rúcula, berros…) con nueces o semillas, legumbres, aguacate, huevo duro, bonito o gambas cocidas …y alíñalo todo con AOVE (aceite de oliva virgen extra), vinagre de manzana, pimienta… ¡¡Los nutrientes de todos y cada uno de esos alimentos -magnesio, potasio, fibra, colina, betacaroteno, vitaminas del grupo B y C, grasas monoinsaturadas y omega-3 …- son un bálsamo para tu cerebro!!

OTROS POST QUE TE INTERESAN: 

|

Comentarios