mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Los zumos verdes necesitan grasa saludable para beneficiar tu salud

¿Sabes qué le falta a tu zumo verde? Ni te lo imaginas…

Lo he comprobado en mi encuesta particular. El último ingrediente en el que piensan las foodies cuando les hablas de zumos es: Grasa. “¿Cómo dices? ¿Grasa? Si eso es precisamente lo que quiero eliminar para perder los kilos que me sobran”, te responde la inmensa mayoría. Pues bien, aunque no lo creas, no incluir grasa en el zumo es un error. Para empezar, esas vitaminas A, K y E tan abundantes en los zumos verdes y que tú tanto valoras son “liposolubles”, lo que significa que necesitan ácidos grasos (grasas) para ser absorbidas por tu cuerpo. Por eso, si no añades un poco de grasa saludable a tu zumo verde, podrías no estar absorbiendo esos nutrientes tan necesarios.

Las preguntas que suelen venir a continuación son: “¿Y qué grasas son las buenas? ¿Qué cantidad añado? ¿No engordaré, teniendo en cuenta que un gramo de grasa tiene 9 calorías, más del doble que los carbohidratos y las proteínas?”…

Vamos por partes, empezando por una lista de alimentos ricos en grasas saludables que puedes añadir a tu zumo.

  • – Aceite de oliva virgen extra (¡este seguro que lo intuías!). 
  • – Semillas de chía. 
  • – Semillas de cáñamo (corazones de cáñamo). 
  • – Aguacate. 
  • – Frutos secos (los que prefieras…). 
  • – Aceite de coco.      

¿Qué cantidad pones? Puedes añadirle una cucharadita de AOVE o de aceite de coco. Otra opción es incorporar medio aguacate, un par de cucharaditas de semillas de chía o una cucharada de frutos secos picados, antes de batirlo todo. Todos estos alimentos te aseguran grasas supersaludables, además de vitaminas y antioxidantes. Incluso, si no los tienes a mano, puedes tomar tu suplemento de omega-3 de pescado a la vez que tu zumo.

El mensaje central es: Un poco de grasa es buena para mi salud, mi forma física, mi piel y mi estado de ánimo (¡el cerebro necesita grasas saludables para funcionar bien y evitar la depresión!).

Un detalle importante: no te preocupes si no añades grasas cada vez que preparas tu zumo. Probablemente tu hígado ya almacenó vitaminas liposolubles la víspera, cuando le incorporaste el aguacate o las semillas de chia o cuando tomaste aquellas sardinas asadas con ensalada mixta en el chiringuito de la playa.

Vamos a la última pregunta: ¿No me engordará la grasa?

La respuesta es rotundamente NO. ¿Por qué? Porque un zumo con un poco de grasa ayudará a estabilizar tus niveles de azúcar en sangre y te mantendrá llena más tiempo. Dicho de otra forma, evitará que te lances sobre la bolsa de patatas fritas, el helado o las galletas apenas una hora después de beberlo. ¡¡Y eso sí que engorda!!

___________________________________________________________

OTROS POST QUE TE INTERESAN:

|

Comentarios